Un sueño para la jubilación

  • Paco Chaparro siempre señaló su idea de no retirarse sin entrenar al primer equipo, algo que consigue días después de cumplir 65 años · Es su cuarta etapa en el club y de nuevo junto a Carmelo del Pozo

Comentarios 0

A Paco Chaparro le llega la oportunidad de su carrera cuando a otros se les acaba la vida laboral, con esos 65 años que cumplió el pasado viernes. El técnico siempre ha manifestado que no se retiraría sin ser el primer entrenador del Betis, algo que vio cumplido en la última jornada de la temporada pasada, pero que necesitaba una merecida continuidad. De nuevo, le toca hacer de apagafuegos, de última bala para intentar que la crisis deportiva se atenúe y que el conjunto verdiblanco pueda mantener su sitio en la máxima categoría.

Así ha pasado en las otras ocasiones que Chaparro se ha vinculado con el primer equipo. Ocurrió en la temporada 2000-01, cuando a falta de doce jornadas para el final del campeonato, con un Betis que iba perdiendo fuelle, Luis del Sol se hacía cargo del Betis como entrenador y Paco Chaparro le acompañaba en un tándem que lograría el ascenso. Muchos le señalaron como pieza clave de esa remontada bética, lo que le ganó un hueco en la agenda de Lopera.

De hecho, en la temporada siguiente Chaparro continuaría en el club, afrontando una segunda etapa en el primer equipo, pero esta vez como segundo entrenador de Juande Ramos, en una campaña que acabaría con el Betis en competición europea. Precisamente, en ese ejercicio surge su relación con Carmelo del Pozo, que entonces llegó al conjunto verdiblanco como preparador físico de Juande y que tiempo después retomaría esa amistad con Chaparro.

Con un Betis en caída libre, con un Luis Fernández más preocupado en sus peleas personales, Lopera se ve en la obligación de recurrir al tándem Chaparro-Del Pozo para intentar el milagro en la última jornada de la temporada pasada, cuando el Betis se salvó del descenso en Santander.

Chaparro utilizó entonces los mismos recursos que pretende mostrar ahora a sus jugadores, con la utilización de textos motivadores y la evocación de El arte de la guerra, ese libro que utiliza como pieza clave de su discurso y que ayer volvió a recordar en su conferencia ante los futuros entrenadores.

El técnico trianero otorga una especial relevancia a la psicología y a la terapia con la plantilla como elementos para darle la vuelta a la situación y ahora volverá a emplear esos recursos. Ahí también entra en juego su relación con Carmelo del Pozo, con el que se entiende a la perfección y con el que tratará de convencer a la plantilla de que el equipo puede competir y ganar.

Precisamente, Del Pozo también vivirá su cuarta etapa en el Betis. Lejos queda la ya comentada primera junto a Juande Ramos, la segunda que comenzó en tiempos de Víctor Fernández y que acabaría con Serra Ferrer y que sería la antesala de la última, cuando regresó al Betis en tiempos de Jabo Irureta. Luego llegaría su tándem con Chaparro y sus méritos en un día clave, que ahora tratarán de emular.

65 años cumplió Chaparro hace unos días y ahora podrá cumplir su sueño de dirigir al Betis hasta el final de temporada, si los resultados acompañan. Algo de lo que está convencido.

más noticias de DEPORTES Ir a la sección Deportes »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios