san roque -| sevilla · informe técnico

El traje copero iba en valija

  • El Sevilla entendió bien el choque al imponer su hegemonía física al tiempo que la técnica · Sólo por la soledad de Medel inquietó el rival, pero Fazio puso el cerrojo.

En un partido que no era fácil de entender y que entrañaba sus riesgos, el Sevilla tuvo el comportamiento que requiere un choque de Copa. Práctico, sin volver la cara a la pelea, preciso para imponer su calidad y superando al adversario con la hegemonía física que también requiere la diferencia de categoría. El equipo de Marcelino tenía que correr, si hacía falta, más que el San Roque. Y lo hizo. Fue intenso.

Defensa

Todo, o casi todo, controlado. Hubo matices. A saber: tras el gol de Kanoute, el San Roque se lanzó a volcar su juego en las inmediaciones de Medel, el hombre menos rodeado de compañeros de la línea de centrocampistas al ser el ancla de ese 4-1-4-1 en que Marcelino confía ya en Copa también. Juntó el equipo lepero futbolistas en esa zona que superaban la presión adelantada de Campaña y Trochowski y creaba superioridad numérica delante de la defensa del Sevilla, lo que se traducía en la asidua presencia del balón en las proximidades del área de Javi Varas, más o menos en la media luna. Además, ello repercutía en los apuros que pasaba Coke con Urko Arroyo, el rival sobre el que caían más balones en esa zona ingobernada cuando Medel, el hombre, no podía estar en todos lados. Acumula muc ho.

Marcelino lo solucionó con Fazio en esa zona. El argentino, con su físico imponente, lo ganó todo y cerró el partido. Por alto fue in expugnable y la diferencia de ritmo también era evidente cuando entraba en lance con un rival. En esa fase del partido el San Roque sólo inquietó en la lucha individual entre Escudé y el corpulento Cheik.

Ataque

La superioridad técnica y la física van parejas en este tipo de choques, así que el Sevilla fue a ganar haciendo valer ambas. Tuvo la suerte de marcar pronto gracias a la buena asociación que empezaron haciendo Armenteros y Kanoute, protagonistas de mucho más que de un gol y de un tiro al palo del argentino. Entre ambos facilitaron las cosas y luego cada cual ponía su granito de arena. Campaña era listo, Trochowski iba y venía, Navas siempre es Navas, Negredo salía con ganas...

Virtudes

El mono de trabajo es clave en días así y el Sevilla no lo dejó en casa.

Talón de Aquiles

Quizá faltó sentenciar con otro gol.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios