triplete de oros, no de récords

  • Bolt completa la terna dorada ganando el 4x100 con Jamaica, batiendo la plusmarca de los Mundiales · El cuarteto femenino del país caribeño emula a sus compatriotas en el relevo corto

Usain Bolt, en la tercera posta del relevo jamaicano en los 4x100 metros, consiguió su tercera medalla de oro en los Mundiales de Berlín aunque esta vez, a diferencia de sus victorias individuales en 100 y 200, sin récord mundial.

La tercera plusmarca mundial de los campeonatos, conseguida por la polaca Anita Wlodarczyk en martillo (77,96) pasó casi inadvertida ante el revuelo causado por la presencia del nuevo ídolo mundial.

El cuarteto 4x100 formado por Steve Mullings, Michael Frater, Usain Bolt y Asafa Powell paró el cronómetro en 37,31, récord de los campeonatos pero a 21 centésimas de la plusmarca mundial que otro equipo jamaicano, con Nesta Carter en lugar de Mullings, consiguió en la final olímpica de Pekín (37,10). En ausencia del cuarteto estadounidense, descalificado en las semifinales como le ocurrió en China hace un año y en otros cuatro Mundiales anteriores, la medalla de plata fue para Trinidad y Tobago con 37,62 y la de bronce se la adjudicó Gran Bretaña con 38,02.

Un día después de cumplir los 23 años, el genial Usain Bolt ha escalado un peldaño más hacia la gloria al rematar su triple hazaña en los Mundiales de Berlín: oro en 100, 200 y 4x100 con nuevos récords mundiales en las carreras individuales.

Con la medalla de oro en el relevo, Bolt iguala la cosecha de metales del estadounidense Tyson Gay en la edición anterior, cuando obtuvo en Osaka 2007 los títulos de 100, 200 y 4x100, pero Bolt ha adornado su triple proeza con dos récords mundiales (9,58 en 100 y 19,19 en 200).

En el relevo corto femenino, con el de EEUU de nuevo ausente al lesionarse en la semifinal la tecera relevista, Muna Lee, Jamaica recuperó 18 años después el título con una marca de 42,06 en ausencia de Estados Unidos, que también había sido descalificado en las semifinales.

El cuarteto jamaicano estaba formado ayer por Simone Facey, Shelly-Ann Fraser (campeona individual de los 100 metros), Aleen Bailey y Kerron Stewart (subcampeona de los 100). La medalla de plata fue para Bahamas con 42,29 y la de bronce, para Alemania con 42,87. Entre las relevistas no estuvo Veronica Campbell, finalista en los 100 metros y subcampeona mundial en los 200, lo que demuestra el poderío de la velocidad jamaicana.

En longitud, el estadounidense Dwight Phillips conquistó su tercer título con un salto de 8,54 aprovechando el gran fiasco del panameño Irving Saladino, defensor de la corona y actual campeón olímpico, que no hizo un solo salto válido en tres intentos.

Cuando se cumplen 73 años de la victoria olímpica de su compatriota Jesse Owens en este mismo estadio, Phillips resucitó cuando su carrera deportiva parecía haber emprendido el declive hacia el ocaso.

El surafricano Godfrey Mokoena, subcampeón olímpico y actual campeón del mundo en pista cubierta, animó la competición con un salto de 8,47 en la segunda ronda, pero ya no mejoró. El australiano Mitchell Watt, tercero con 8,37, supo aprovechar el fallo de Saladino para ocupar en el podio el puesto desalojado por el panameño.

La final femenina de los 5.000 metros vivió una rebelión de Kenia frente a la dictadura etíope. Vivian Cheruiyot (14.57,97) y Sylvia Kibet (14.58,33) se confabularon para conseguir un sorprendente doblete por delante de un trío etíope encabezado por la gran favorita, Meseret Defar (14.58,41).

En pértiga, el australiano Steven Hooker, campeón olímpico, consiguió su primer título mundial en tres saltos. Empezó con un nulo en 5,85, se fue a continuación a 5,90, que superó sin dificultad. No tuvo que saltar más. Se había quedado solo en competición. El francés Romain Mesnil, subcampeón hace dos años, ganó la plata con 5,85 y su compatriota Renaud Lavillenie, el bronce con 5,80.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios