Voleibol

Un adiós con la cabeza alta

  • El Cajasol Juvasa cae en semifinales de la Copa de la Reina ante el todo poderoso Logroño por 3-0

Thaynara salta para bloquear. Thaynara salta para bloquear.

Thaynara salta para bloquear.

Semifinalista. Con mucho orgullo podrán decir las jugadoras del Cajasol Juvasa que cayeron en las semifinales de la Copa de la Reina con la cabeza bien alta. Tras dar la sorpresa en cuartos de final derrotando en un larguísimo encuentro por 2-3 al Menorca, en el segundo encuentro de la jornada acabado a última hora de la noche del viernes, ayer en el primer turno de la tarde (vaya cosa...) no pudo ante el gran favorito, un Logroño repleto de extranjeras e internacionales, que acabó con la aventura copera de las sevillanas por un claro 3-0. Pero nadie les podrá quitar lo bailao a las de José Manuel González, Magú, que demostraron en la cita celebrada e Tenerife que el proyecto nazareno en la élite del voleibol femenino va de verdad.

Con poco descanso y ante el líder de la Superliga, que además estuvo exento de jugar los cuartos, el equipo andaluz dio guerra. Disfrutó sin presión de la Copa. El éxito era estar y el equipo se dio el gusto de hacer aún más historia pasando a las semifinales. ¡Qué más se puede pedir! Ante el Logroño hno cabía el margen de error. Si para superar al Menorca había que rozar la excelencia, para dar la gran sorpresa en este encuentro había que firmar el partido perfecto. Y la cosa no empezó bien para las de Magú, que intentaron sorprender de inicio sin suerte a su rival. Las opciones pasaban por ahí, pero el cuadro riojano no es el líder de la Superliga por casualidad y no dejó lugar a la sorpresa de inicio con un 5-1. Paró el choque el técnico cajista y este Cajasol Juvasa que es todo corazón y lleva la pelea por bandera reaccionó. Desde la defensa de Marina Saucedo y los ataques de Dallman colocó un 7-8 que hizo reaccionar el técnico rival, Carlos Arratia, que llamó a las suyas a capítulo. El intercambio de golpes duró hasta el 12-11, cuando la máquina riojana, ya engrasada, comenzó a marcar diferencias desde el bloqueo de Gritzbach, que se convirtió en un muro, y los ataques de Da Silva. Para cuando las de Dos hermanas quisieron reaccionar el 21-14 ya era demasiada desventaja para acabar cediendo el primer set por 25-14.

Otra historia fue el segundo parcial. La defensa sevillana creció y el bloqueo elevó su nivel para impedir ataques cómodos de Logroño. El 1-4 de inicio puso pronto a las riojanas en sobreaviso. Rocío Ruiz, clave el día anterior junto a Paola Martínez, se vistió de líder y tres ataques consecutivos suyos llevaron el choque al tiempo técnico con 10-12 para las de Magú. Pejkovic y Edellman hicieron reaccionar al Logroño (18-16), pero las defensas imposibles de Saucedo y la aparición de Dallman en la red levaron el duelo a un final ajustado (21-21). Tres puntos seguidos del Logroño (24-21) parecieron decantar la segunda manga de su lado, pero Becares rebañando un balón en la red y dos espectaculares bloqueos pusieron el 24-24. Era el ahora o nunca para el Cajasol Juvasa, pero un certero remate de Pejkovic y otro de Helia González tras una mal ataque sevillano pusieron el 26-24 en el luminoso.

Con 2-0 en contra, todo se puso ya cuesta arriba. La tensión en las caras de las caras de las actuales líderes de la Superliga chocaban con las de las jugadoras del cuadro nazareno, que pese al marcador se lo pasaban bien peleando por cada balón. El reto era alargar el partido y seguir disfrutando. Pero la diferencia entre uno y otro conjuntos es evidente. Emmel no tenía su día en ataque y el Cajasol acusó no contar con esa vía de escape ante el potente bloqueo que tenía enfrente y un parcial de 5-1 tras el 6-4 (11-5) empezó a decantar el duelo. Magú movió el banquillo en busca de una reacción con la local Erika González, pero los balones no llegaban en la mejor situación a la colocadora Saucedo y los ataques sevillanos se iban fuera del campo. Paola Martínez puso el 16-12 que aún invitaba a creer en la reacción con un parcial de 0-3, pero el ataque de Logroño, al que se unió Portero, acabó con el sueño copero del Cajasol Juvasa. El sueño, sin embargo, continúa en la liga, aunque ya es historia una plaza de semifinalista para un equipo que debuta esta temporada en la máxima categoría del voleibol nacional.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios