Windsor se viste de fiesta por Isabel II

  • El príncipe Carlos recitó a Shakespeare para ensalzar el 90º cumpleaños de la reina.

Toda la historia reciente del Reino Unido y de todo el mundo ante su mirada. La reina Isabel II celebraba este jueves su 90º cumpleaños con un desfile multitudinario en la localidad de Windsor, donde arrancaron las celebraciones por este aniversario que se extenderán hasta el otoño. 

Con un traje verde y su habitual sombrero a juego, la soberana más longeva de la historia y la más veterana que ha tenido la historia del Reino Unido recorrió los alrededores de su castillo en Windsor, a 40 kilómetros de Londres, a bordo de un Bentley con el techo abierto para saludar a quienes esperaron horas al filo de la carretera para verla pasar.  El príncipe Felipe de Edimburgo, que en junio cumplirá 95 años, estuvo al lado de su esposa durante una mañana en la que ambos se acercaron en diversas ocasiones al público para recibir felicitaciones y ramos de flores. 

Salvas de cañón, bandas de música, desfiles militares y otros actos se multiplicaron en el Reino Unido para celebrar una jornada que se cerraba anoche  con el encendido de mil antorchas a lo largo del país, a modo de velas de cumpleaños, para honrar a la monarca. 

En ocasión de sus 90 años, Isabel II rompió la tradición de celebrar su aniversario en junio, una costumbre establecida en 1748 por Jorge II para aumentar las posibilidades de que las celebraciones reales no coincidan con la lluvia. El cielo se mantuvo despejado y la temperatura rozó los 17 grados en una jornada que la reina inició escuchando a través el servicio mundial de la BBC un mensaje personal de su hijo, el eterno heredero Carlos. El príncipe de Gales felicitó a su madre recitando por la radio un fragmento del Shakespeare en el que el arzobispo Thomas Cranmer se dirige a Enrique VIII tras el nacimiento de la futura reina Isabel I: "ella será, para la felicidad de Inglaterra, una reina longeva. Contemplará muchas días, y sin embargo no pasará uno sin una gesta para coronarlo", declamó el heredero. 

El primer ministro, el conservador David Cameron, rindió tributo a la monarca en la Cámara de los Comunes con un discurso en el que alabó su dedicación al Reino Unido y la "sosegada evolución" que ha vivido la monarquía británica durante su reinado. 

"Nuestro país está bendecido de una forma muy especial. El servicio que le brinda Su Majestad es extraordinario y es una alegría para nosotros poderlo celebrar", pronunció.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios