El compromiso de Adán

  • El meta pasa por el mejor momento de la temporada justo después de realizar la autocrítica más necesaria. Su posible ampliación de contrato se encuentra ahora mismo estancada.

Adán, durante un entrenamiento en la ciudad deportiva. Adán, durante un entrenamiento en la ciudad deportiva.

Adán, durante un entrenamiento en la ciudad deportiva. / Víctor Rodríguez

Hace apenas dos semanas y pese a la amplia renta con la zona de descenso, el Betis estaba instalado en el nerviosismo ante la mala dinámica de resultados del equipo en la segunda vuelta. Sin nadie en el consejo para lanzar un mensaje a los aficionados, fue Antonio Adán, uno de los capitanes, quien alzó la voz para realizar la autocrítica necesaria en el momento más delicado. La respuesta del equipo han sido dos victorias seguidas por vez primera en la temporada, con el meta madrileño como una de las figuras destacadas, lo que incluso podría asegurar hoy la permanencia matemática si el Sporting no vence en su compromiso liguero ante el Espanyol.

"Necesitamos dos victorias para acabar el campeonato sin problemas", solicitó Adán en una conferencia de prensa, en la que reconoció la mediocre temporada del equipo como punto de partida para exigir el máximo compromiso a todos los estamentos. La victoria ante el Eibar por 2-0 en Heliópolis ya trajo cierta calma a la entidad, y el triunfo del domingo en Balaídos certificó ese deseo del vestuario de zanjar cuanto antes la temporada.

No ha sido un año sencillo para Adán, aunque su rendimiento ha sido el más regular del equipo verdiblanco. Pese a que con la llegada de Víctor Sánchez del Amo se intentó blindar el sistema defensivo, el Betis es uno de los equipos que más remates recibe del campeonato y Adán uno de los porteros que más paradas realiza.

Apenas se le recuerdan errores groseros al de Mejorada en esta temporada e incluso su peor actuación, en el encuentro de la primera vuelta ante el Villarreal, significó el adiós de Gustavo Poyet, lo que para muchos ha sido decisivo para que el Betis no se metiera en mayores problemas. En el registro de la Liga sí quedan actuaciones decisivas del meta en casi todas las victorias de la temporada e incluso en los últimas jornadas sale a parada fundamental por partido.

Con la experiencia acumulada a lo largo de su carrera y sus más de 130 partidos con la camiseta verdiblanca, la figura de Adán ya empieza a tener su relevancia en la historia del club. Lejos todavía de Esnaola o Prats, el meta sí ha otorgado una estabilidad a la portería verdiblanca que no se conocía en la última década, precisamente desde los tiempos postreros del mallorquín, aunque la misma no ha venido acompañada de grandes resultados del Betis más allá del ascenso de categoría.

Si sobre el terreno de juego no se duda de la enorme aportación del meta, en el vestuario Adán ejerce de peso pesado y no sólo por su responsabilidad de capitán. Criado en la cantera del Real Madrid, el meta tiene en sus genes la exigencia que imprime el club madridista, algo que trata de inculcar a los más jóvenes, que le pregunten a Dani Ceballos, o a los recién llegados.

Quizá la gran espina de Adán pasa por esa falta de resultados deportivos del Betis. "El bético está muy quemado y es normal después de todos estos años", indicó el meta, que siempre ha manifestado su deseo de continuar en el club verdiblanco para tratar de alcanzar cotas mayores. Eso sí, del asunto de su posible ampliación de contrato no existen nuevas noticias, después de los primeros contactos que hubo entre Torrecilla y sus agentes.

Adán tiene dos años más de contrato con la entidad verdiblanca, aunque en su última renovación, con Eduardo Maciá como director deportivo, se quedó en el aire una nueva mejora siempre y cuando su rendimiento se mantuviera sobre el terreno de juego. El deseo del meta es el de seguir en el Betis, pero también le gustaría ese gesto de los dirigentes con una mejora de sus condiciones.

Si Torrecilla anunció hace unas semanas que una de las prioridades del club pasaba por la renovación de Adán, el asunto se encuentra ahora mismo parado. Incluso desde el Betis no se descarta una posible salida del meta si llegase una oferta importante el próximo verano -por encima de los 5 millones de euros-. Numerosos equipos han sondeado las condiciones del meta, pero no es sencillo que aparezca una propuesta con las peticiones que exige el club atendiendo a la cláusula de rescisión cifrada en ocho millones.

Etiquetas

,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios