Feddal, una ilusión cargada de mesura

  • El central evita por ahora el quirófano pero podría estar varias semanas más de baja

Setién dialoga con Feddal durante un entrenamiento en la ciudad deportiva. Setién dialoga con Feddal durante un entrenamiento en la ciudad deportiva.

Setién dialoga con Feddal durante un entrenamiento en la ciudad deportiva. / josé ángel garcía

El Betis lleva con mucho sigilo todo lo que rodea a la recuperación de Feddal, de cara a no dar demasiadas pistas a los rivales de las próximas semanas, y las sensaciones en torno a la situación del central, tras regresar ayer de su viaje el pasado jueves a Barcelona con el fin de ser revisado de su lesión en el tendón de Aquiles, no son del todo positivas. Incluso, a pesar del mensaje optimista que el propio futbolista mandó ayer en las redes sociales (Twitter), mostrando su intención de regresar lo antes posible: "Seguimos dándole y ¡cada vez mejor! Ya queda menos para volver, que no cunda el pánico, no hay motivo. ¡Gracias por los ánimos!". De momento, el zaguero bético deja aparcada la opción del quirófano, aunque sin estar descartada por completo (si pasa, podría estar más de dos meses de baja). Todo dependerá de las sensaciones que Feddal vaya teniendo con el paso de los días siguiendo el plan marcado, como mínimo durante varias semanas (en torno a un mes), que pasa por no realizar ejercicios en el que entre en acción el talón de Aquiles. Es decir, el marroquí quedaría prácticamente parado para que la zona no se vea más afectada a la espera de que la evolución, así, sea positiva.

En los últimos entrenamientos, el zaguero compaginó el trabajo en el gimnasio con algunos ejercicios con el balón sobre el terreno de juego, pero las molestias no le terminaron de desaparecer y ahora habrá que esperar a ver cómo transcurre todo. El marroquí, que tiene muchas ganas de estar ya a las órdenes de Quique Setién, como demostró ayer con su mensaje, no pierde la esperanza de que esto suceda lo antes posible, y desea empezar a olvidar, lo antes posible, la entesopatía aquilea que lo tiene alejado de los terrenos de juego desde el pasado 20 de octubre, perdiéndose ya los encuentros ante Alavés, Cádiz (Copa), Espanyol y Getafe, además de los encuentros más cercanos en el calendario, aunque de momento tendrá que esperar.

Por otro lado, Sanabria sí trabajó ayer en el entrenamiento matinal con total normalidad con el resto de compañeros. El paraguayo, con una pequeñas molestias en la rodilla derecha, que le impidieron estar en el amistoso ante el Écija, parece estar en condiciones para el encuentro del próximo lunes, aunque podría ser uno de los cambios que Setién maneja en torno al equipo inicial que ponga en liza frente al Eibar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios