Más de 13.000 hinchas para un entrenamiento especial

La Tribuna de Preferencia del Villamarín casi se llenó ayer. La Tribuna de Preferencia del Villamarín casi se llenó ayer.

La Tribuna de Preferencia del Villamarín casi se llenó ayer. / juan carlos muñoz

La afición verdiblanca respondió al llamamiento realizado por el club en días pasados y acudió en masa al último entrenamiento del equipo antes del derbi de esta noche en Nervión. Más de 13.000 hinchas, según informó la propia entidad, casi llenaron la Tribuna de Preferencia del Benito Villamarín, en una sesión especial y con un colorido más propio de un día de partido.

Desde una hora antes de la apertura de las puertas ya se respiraba ambiente de derbi en Heliópolis. Los hinchas se agolpaban en las inmediaciones del Benito Villamarín dispuesto a enviar el último aliento a sus jugadores. Con la salida del equipo al césped estalló la grada, que le recordó a sus jugadores la importancia de un duelo ante el Sevilla.

"El ambiente ha sido extraordinario. Ya me llamó la atención el día del Écija la cantidad de gente que había aquel día en un día de trabajo. Hoy, igualmente. Desde que llega a la ciudad uno se da cuenta el significado de este partido, de esta pasión que emerge de los sentimientos y el enfrentamiento entre los dos equipos. Vivirlo de esta manera, siendo parte de todo esto, es extraordinario", expuso Setién, sobre ese ambiente registrado en el entrenamiento de ayer en el Villamarín.

La comunión con los jugadores fue absoluta y la plantilla acabó entonando las canciones al mismo tiempo que la grada. Incluso hubo un adelanto de los Reyes y los futbolistas lanzaron todo tipo de objetos -bufandas, guantes, toallas...- hacia los aficionados.

Entre los más aclamados por los béticos estuvo Rubén Castro, que escuchó cómo la afición coreaba su nombre en el primer día de puertas abiertas desde su regreso a Heliópolis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios