betis - villarreal | el rival

En racha y sin amarras

  • El Villarreal llega a Heliópolis después de haber sumado 16 de los 18 últimos puntos en juego y ambiciona sin complejos la Liga de Campeones

Los guardametas del Villarreal Sergio Asenjo y Barbosa (detrás), en un entrenamiento de esta temporada. Los guardametas del Villarreal Sergio Asenjo y Barbosa (detrás), en un entrenamiento de esta temporada.

Los guardametas del Villarreal Sergio Asenjo y Barbosa (detrás), en un entrenamiento de esta temporada. / Domenech Castelló / efe

Las estadísticas las carga el diablo. La visita del Villarreal al Benito Villamarín podría despertar un cierto fatalismo en el bético de a pie al reparar en que, por un lado, el Betis no le gana al equipo castellonense desde la temporada 13-14 -curiosamente la campaña de los 25 puntos- y que, por el otro, el equipo de Javi Calleja llega a Heliópolis con el bagaje de 16 puntos de los últimos 18 posibles, el segundo mejor equipo en las últimas seis jornadas de la Liga después del Barcelona. A la mala racha histórica se une por tanto la extraordinaria marcha de un oponente enrachado.

El Villarreal está mostrándose como un equipo temible. Es quinto en la tabla y pelea sin complejos la clasificación para la Liga de Campeones con el Real Madrid y el Valencia. Ahí es nada. Talentoso y efectivo, el llamado submarino amarillo dio la pasada semana una lección de fútbol agresivo y práctico en la victoria que le endosó a la Real Sociedad (4-2), un equipo dirigido por un Eusebio que comparte fuente de inspiración con Quique Setién.

Javi Calleja optó por jugar entonces con dos delanteros de referencia, Bacca y Enes Ünal -recuperado en el mercado de invierno al Levante tras la marcha de Bakambu a China-, vanguardia de su habitual disposición en el campo (4-3-1-2 ó 4-4-2). El Villarreal es un equipo que fulmina arriba, fruto de una extremada concentración en el robo de la pelota e inmediatas y veloces transiciones ofensivas.

El centro del campo, que cuenta con el liderazgo de Rodrigo en el puesto de cierre, se caracteriza más por mirar adelante que atrás. Frente a equipos como el Betis, que sitúa a numerosos futbolistas por delante de la pelota, tal debilidad se hace menor y la calidad de Samu Castillejo, Trigueros, Fornals o el mismo Bacca son garantía de ocasiones de gol.

La vuelta a la meta de Sergio Asenjo, restablecido de su enésima lesión de ligamento, ha dotado de confianza a la zaga del conjunto levantino, más sólido en las últimas semanas. La racha de los 16 puntos ha sido con Asenjo bajo los palos.

Sin balón

La agresividad es una de las características del Villarreal. En la delantera y en la medular la consigna es clara: arrebatarle la pelota al rival con la mayor rapidez posible y hacerlo además en zonas propicias para la contra. La tendencia de mirar más hacia la portería contraria facilita las llegadas a su área y una cierta vulnerabilidad defensiva.

Con balón

El equipo de Javi Calleja es uno de los equipos de Primera que mejor se desenvuelve en la suerte del contraataque. En estático suele apostar por amasar la pelota en su propio terreno hasta advertir la fisura del contrario.

Lo mejor

La permanente tensión de los futbolistas y la brillantez con la que sus atacantes finalizan las jugadas. La eficacia por bandera.

Lo peor

Las numerosas faltas que el equipo comete en zonas delicadas. La defensa del balón parado contrario tampoco es su fuerte.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios