girona | sevilla

Colectivizar la responsabilidad

  • Berizzo justifica las rotaciones para mantener la "intensidad física"

Berizzo sigue el entrenamiento de ayer, antes de que el equipo viajara. Berizzo sigue el entrenamiento de ayer, antes de que el equipo viajara.

Berizzo sigue el entrenamiento de ayer, antes de que el equipo viajara. / josé ángel garcía

Mantener al Sevilla en lo alto de la tabla, pujante y retador, es responsabilidad de todos, no sólo de los jugadores que parten con la vitola de la titularidad o cuentan con el favor de la grada. Es la idea que tiene Eduardo Berizzo, que justificó sus radicales rotaciones para mantener la intensidad física ante un rival enérgico.

Tras Anfield, Montilivi. Un fuerte contraste. O no tanto, atendiendo al prurito ganador del Sevilla y a la intensidad del rival. "Hay que entender que no hay relajación después de un partido tan tenso como el de Liverpool, que nos exigió mucho. Un de las claves para igualar el partido fue el derroche físico, eso es algo valioso que tenemos como equipo, que es fuerte físicamente. Hay que mantener ese tono físico y habrá cambios obligados por dolores y desgaste. La intensidad física no debe bajar", solicitó el técnico.

Porque el Girona, en su casa, planteará una guerra similar a la del Getafe: "Vamos a enfrentar a un equipo con energía e ilusión, que ha empezado muy bien y en casa ha jugado buenos partidos y sumado puntos. Para nosotros puntuar y mantenernos arriba es muy importante. En campos como éste es cuando uno mira hacia atrás y reconoce haber ganado puntos durante la Liga".

La idea es la victoria y para eso necesita la implicación de todos: "Hay jugadores que necesitan descanso. Y quiero también que la gente que necesita entrar en el equipo, como Carole, como Corchia, como Montoya, tengan oportunidades. Cuando uno habla de plantilla necesita reafirmar eso en el campo y debe otorgar esas oportunidades a los que lo deben refrendar. Hay que cuidarlos a todos y probar la valía de todos, de toda la plantilla".

Y el reto es "mantenerse arriba y consolidar el juego". "El reto, el desafío y la responsabilidad es ganar partidos, salir a ganar partidos e instalar nuestra manera de jugar. (...) Somos un equipo que cuando tenemos el control nos comportamos de una manera y cuando no, cuando perdemos el balón, nos desgastamos demasiado. El objetivo es dominar el balón y para eso necesitamos despliegue físico, movimientos y apoyarnos en la técnica de nuestros mediocampistas para que distribuyan el juego correctamente".

Pero enfrente estará un rival que busca lo mismo: "Es un rival muy enérgico, con mucha disposición física, con un diseño de 5-3-2 muy intenso, con gran juego aéreo, y otros aspectos a resolver, como el juego directo, el juego en banda de sus carrileros. En casa se ha hecho fuerte. Va a probar nuestra adaptación al sistema y nuestra confianza y convicción en jugar el balón con profundidad y corrección, adueñándonos del partido a través de sujetar en lo táctico su juego e imponer el nuestro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios