Mejor hoy que el martes

  • El Sevilla afronta un examen trascendental contra el Basaksehir turco y lo debe hacer con la enseñanza de Braga

  • La ida es trascendental en estos cruces y la ambición es básica

Muriel toca la pelota en un rondo con Correa, Pareja y Montoya, durante el entrenamiento oficial en el Basaksehir Arena. Muriel toca la pelota en un rondo con Correa, Pareja y Montoya, durante el entrenamiento oficial en el Basaksehir Arena.

Muriel toca la pelota en un rondo con Correa, Pareja y Montoya, durante el entrenamiento oficial en el Basaksehir Arena. / EFE

Examen con carácter de final para el nuevo Sevilla Fútbol Club de José Castro, Eduardo Berizzo y Óscar Arias. Aquí no existen evaluaciones previas por mucho que aún las hojas del almanaque ubiquen este 16 en el mes de agosto, bendito día por cierto. El cuadro nervionense está obligado a salir con todo en el coqueto estadio que acoge los partidos del Istanbul Basaksehir para resolver la eliminatoria por la vía rápida, sin pensar en la vuelta que tendrá lugar seis fechas después en el Ramón Sánchez-Pizjuán. La experiencia debe servir para algo y la memoria colectiva del sevillismo aún no habrá mandado al limbo del todo al Sporting de Braga por mucho que después cayeran bastantes éxitos en forma de títulos en las vitrinas de los blanquirrojos. En el norte de Portugal se comenzó a pergeñar la época más negra, si se puede denominar así, del presente siglo XXI para la entidad y bueno sería arrancar esta eliminatoria previa de la Liga de Campeones con las baterías a tope. Además, cuentan por aquí que tampoco el Basaksehir tiene el tradicional apoyo de los equipos turcos en su feudo y eso debería ser aprovechado por la tropa de Berizzo.

Ésa, por tanto, es una de las premisas de este play off, como lo denominan en la UEFA. El Sevilla tiene que plantear el encuentro como si se tratara del último, como si no hubiera un mañana y Berizzo, que se estrena en un choque oficial como máximo responsable de la plantilla nervionense, debe ser el primero que sea consciente de ello. Si todo se ajusta a lo previsto el Basaksehir Arena, también denominado Basaksehir Fatih Terim Stadyumu, no será el principal inconveniente que se puedan encontrar los hombres que elija el entrenador argentino. La referencia es la eliminatoria frente al Brujas y entonces no se alcanzaron las 10.000 personas como entrada oficial dentro de un recinto con una capacidad en torno a los 17.000 espectadores.

Alineaciones para el partido Alineaciones para el partido

Alineaciones para el partido / erdem sahin / efe

Pero no sólo eso, también las condiciones del terreno de juego son las ideales para los visitantes. El césped estaba perfecto en ese encuentro contra los belgas y, sin ser un estadio de atletismo, sí existe una distancia considerable entre el terreno de juego y las gradas. Si a eso se le suma que en lo que se conoce aquí como Gol Norte sólo están los recogepelotas y los empleados del club turco, sólo se puede sacar la conclusión de que las condiciones del entorno serán ideales para que los sevillistas impongan la superior calidad que se les presupone por el superior nivel balompédico de sus profesionales.

Sin embargo, todo eso pertenece al reino de la teoría y la cuestión es llevarlo a la práctica por parte de los futbolistas que sean elegidos por Berizzo para defender la camiseta con el escudo del Sevilla. Ahí empieza la especulación, pues las pistas que ha dejado el argentino en el transcurso de la pretemporada apenas pueden servir para elucubrar ninguna teoría válida respecto a los jugadores que gozan de sus preferencias en estos primeros compases del curso.

Es complicado, por tanto, la especulación sobre quiénes serán los que integren el primer once titular en un choque de tantísima trascendencia con vistas al futuro. El ensayo general del pasado jueves contra la Roma tampoco sirvió para elaborar una teoría con una base más o menos empírica sobre el Sevilla que prefiere Berizzo en estos momentos. Por no estar rotundamente claro, ni siquiera el argentino ha dejado pistas sobre el guardameta titular. Es presumible que el recién renovado Sergio Rico sigue contando con todas las papeletas para ser el primer cancerbero que se ubique entre los tres palos para defenderlos, pero la realidad es que el reparto de los minutos con David Soria durante toda la pretemporada ha sido perfecto, equilibrio absoluto en los números y también en las sensaciones, pues los dos han rendido de una manera notable y así lo expuso públicamente su entrenador.

Es curioso que así sea y, por tanto, la conclusión es que las camisetas fijas como titulares indiscutibles no deben ser más de tres. A saber, Escudero, sin sustituto aún en la plantilla, estará en el lateral izquierdo de no mediar ningún problema físico; Banega es el jugador que más galones ha recibido durante toda la pretemporada y está claro que será quien maneje el equipo de salida; y en ese plano teórico también N'Zonzi está varios peldaños por encima del escalón en el que se ubican el resto de sus compañeros. Son los tres titularísimos a priori y a ellos debería sumarse Sergio Rico de no surgir una sorpresa inesperada para todos los que no están en la cabeza de Berizzo.

A partir de ahí sí pueden realizarse todas las especulaciones del mundo. En el lateral derecho los problemas físicos de Mercado podrían darle la titularidad al recién llegado Corchia; la pareja de centrales dependerá de los galones que el técnico le dé a su compatriota Pareja, quien parece unos pasos por delante de Lenglet y de Kjaer, pese a la inversión en el danés, aunque si está ya bien físicamente también podría darse un dúo con él y el francés. Guido Pizarro y Krohn Dehli deben jugarse el puesto restante en el eje para ser el acompañante de N'Zonzi y Banega. ¿Y arriba? Pues Berizzo sabrá, aunque Correa, si está en condiciones físicas, sí debe ser titular en una de las dos bandas. Ni eso está claro, pero el fútbol de Nolito ante la Roma tal vez induzca a pensar en el argentino en la derecha y el sanluqueño en su tradicional ubicación a pierna cambiada. Por último, la duda de quién será el delantero titular. El hecho de ser un partido fuera de casa tal vez pueda darle algo de ventaja a Muriel por su capacidad para aguantar el balón, pero quién lo sabe...

Berizzo será finalmente quien tenga toda la responsabilidad de barajar los naipes como él estime más conveniente. Lo principal será que acierte y el Sevilla pueda golpear en este primer asalto de la eliminatoria de la Liga de Campeones. Está en juego el prestigio, muchísimo dinero y también la ilusión de una temporada entera, pues ya se vio el estado depresivo de aquel año del Sporting de Braga. Pero, sobre todo, que nadie olvide, ni el técnico ni ninguno de sus futbolistas, que mejor golpear hoy que el martes próximo. Esa lección sí quedó en la mente de todos los sevillistas desde el norte de Portugal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios