sevilla f.c.

A tiro el primer objetivo

  • El Sevilla se meterá en los octavos de final de la Champions si vence al Liverpool, sin mirar lo que haga el Spartak

  • Salah llega en racha, con 14 goles, los mismos que el Sevilla en Liga

Imagen de la grada sevillista en St. Jakob Park, el 18 de mayo de 2016, antes del Liverpool-Sevilla. Imagen de la grada sevillista en St. Jakob Park, el 18 de mayo de 2016, antes del Liverpool-Sevilla.

Imagen de la grada sevillista en St. Jakob Park, el 18 de mayo de 2016, antes del Liverpool-Sevilla. / antonio pizarro

Ganar o no ganar, he ahí la cuestión. Permítase la licencia shakesperiana para resumir el quid del partido de este martes en el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. La victoria servirá al Sevilla en bandeja de plata el primer objetivo del curso bien pronto: la clasificación para los octavos de final de la Liga de Campeones. Todo lo que no sea ganar, inclusive el empate, claro, dejará en una incierta última jornada el destino nervionense en la Champions. Un importante porcentaje del proyecto de la temporada 17-18 pasa por lo que ocurra ante el Liverpool de Jürgen Klopp, que llega con sus ánimos de revancha por lo ocurrido en Basilea hace hoy un año y medio en el que el Himno del Centenario de El Arrebato se comió al mítico You'll never walk alone de Rodgers y Hammerstein.

El Sevilla arriba a la cita con el apoyo moral de saberse fuerte en casa. Salvo el empate ante el Espanyol en el debut liguero y aquellas otras tablas de infarto con el Basaksehir, el equipo de Berizzo cuenta por victorias sus comparecencias ante los suyos: cinco victorias en la Liga y otras dos en la Champions. Es más, en buena parte de la plantilla existe el poso de la tranquilidad de sentirse segura en Nervión, donde el equipo blanco no pierde desde hace un año, desde el pasado 22 de noviembre concretamente, con aquella derrota ante la Juventus, condicionada por la expulsión de Franco Vázquez.

Los 'reds' arriban en su mejor momento del curso, tras cuatro triunfos consecutivos

Pero el Liverpool también llega en un momento de ascensión anímica, en su mejor momento del curso, con cuatro triunfos consecutivos, todos por tres goles de ventaja, ante equipos menores, eso sí: Huddersfield (3-0), Maribor (3-0), West Ham (1-4) y Southampton (3-0). Fuera de casa, no obstante, el equipo de Jürgen Klopp no está mucho mejor que el Sevilla, aunque ostenta el liderato del Grupo E de la Champions porque logró empatar donde el Sevilla fue ruidosamente vapuleado, en el campo de un Spartak que jugará en Moscú muy pendiente de lo que pase en Nervión. Lejos de Anfield, los reds fueron goleados en sus dos partidos de más nivel, las visitas al Manchester City (5-0) y el Tottenham Hotspur (4-1). El otro partido de más enjundia fuera de casa lo resolvió en Moscú con aquel 1-1.

El Liverpool es quinto en la Premier League y suma los mismos puntos que el Sevilla, 22, si bien levantó el vuelo desde aquella goleada en White Hart Lane. Y Salah llega en plena racha después de brillar en el triunfo sobre el Southampton. Nada menos que 14 goles, los mismos que el Sevilla en la Liga, acumula ya el mediapunta egipcio gracias a los 9 tantos que ha logrado en la Premier y los 5 en la Champions. Ante los saints logró un soberbio golazo con su pierna buena, la izquierda, perfilado desde la derecha, donde volverá actuar en un tridente que completarán Firmino y Mane. Por detrás de ellos estará Coutinho, que dejó muy atrás la depresión por no fichar por el Barça. También marcó ante los saints y le dio el segundo tanto a Salah, un exquisito pase al espacio. El brasileño es el tercer goleador del equipo, con 5 tantos en total, tras su compatriota y delantero centro Firmino, que lleva 7.

Los tres conforman el peligro visible del Liverpool, cuyo juego dinámico y al espacio es la principal amenaza oculta para un Sevilla que, aun con los mismos puntos en la Liga, 22, tiene bastantes más problemas con el gol. La diferencia del balance de tantos a favor y en contra de ambos equipos es patente: 24-17 de los rojos por 14-12 de los blancos.

Los problemas de repliegue, lento a veces, la dificultad para obturar los pasillos centrales de dos pivotes que no terminan de acoplarse, Pizarro y N'Zonzi, la falta de eficacia ante el gol -las últimas victorias han sido todas por la mínima, 2-1-, y las dudas en general de una afición cuyos murmullos se compaginan con los momentos de apoyo deben quedar atrás. El Ramón Sánchez-Pizjuán lucirá sus mejores galas, en él se siente seguro el equipo, está en juego el primer objetivo del curso y llega un grande del Viejo Continente que hollará por primera vez el césped de Nervión, un pentacampeón de la Copa de Europa, la de las orejonas, que cayó ante un Sevilla a priori inferior hará mañana 552 días. Es el tiempo que ha pasado desde aquel 18 de mayo de 2016. Entonces sólo valía ganar también...

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios