Esfuerzo de la terna ante una complicada corrida en la plaza de Las Ventas

Los tres toreros que trenzaron el paseíllo en la plaza de toros de Las Ventas hicieron un notable esfuerzo ante una corrida áspera y complicada, en la que Morenito de Aranda puso la nota de distinción. Una corrida de armas tomar, para pasar un mal trago. Los toros portugueses de Couto de Fornilhos, geniudos y complicados, pusieron un nudo bien apretado en todas las gargantas. Miedo en el ruedo, eso sí, controlado, y angustia en el tendido. Menos mal que se aprobaron sólo cuatro, aunque los dos remiendos tampoco dieron de sí. Ante tanta aspereza bovina, los toreros, lejos de amilanarse, dieron la cara, sobre todo un valiente y decidido Morenito de Aranda con dos toros del hierro titular. Paulita también dejo el sello de su esfuerzo, y Ritter salvó asimismo la papeleta con una buena puesta en escena, de valor y quietud, en el sexto.

Paulita toreó con gusto de capote al que partió plaza, noblote, que luego se paró. Su segundo, ya del hierro titular, no tuvo tantas complicaciones. Paulita protagonizó un primer tramo de faena de cierta torería en el toreo a derechas, aunque a medida que transcurría la lidia aquello fue perdiendo interés.

El saludo a la verónica de Morenito de Aranda a su primero fue algo muy serio. Luego se frustró la faena, saliendo el toro distraído de los pases. El esfuerzo de Morenito en el quinto fue más que notable, otro toro difícil y con guasa.

El primero de Ritter fue un auténtico barrabás. Bastante hizo el joven colombiano con salir indemne. Con el sexto, apagado y sin clase, Ritter se quedó muy quieto, aguantando y hasta dejándose rozar la taleguilla, no obstante, sin resolver por lo poco que tuvo dentro el astado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios