Toros

Paco Lama de Góngora abre la Puerta del Príncipe

  • El novillero sin picadores sevillano sale a hombros por la mítica puerta en la segunda novillada nocturna de promoción · León corta una oreja y De Llanos, de vacío

GANADERÍA: Se lidiaron seis erales de la ganadería de Villamarta, en conjunto bien presentados y de buen juego. TOREROS: Miguel Ángel León, oreja y vuelta al ruedo tras petición. Diego de Llanos, silencio y saludos tras ovación. Lama de Góngora, oreja y dos orejas. Incidencias: Plaza de toros de la Real Maestranza de Sevilla. Jueves 12 de julio de 2012. Tres cuartos de entrada.

Velada taurina preciosa, con una buen entrada -tres cuartos de entrada-, que deparó el descubrimiento de un joven sevillano con mucho futuro. Desde 1994 no abría la Puerta del Príncipe un novillero sin picadores. El jueves pasado fue la noche en la que el sevillano Lama de Góngora salió a hombros por la puerta mítica tras una gran actuación, en la que combinó aptitud y actitud. Su gran éxito le ha servido para que Manuel Tornay y Santi Ellauri le representen. Con un gran ambiente, se lidió una novillada de Villamarta, que dio buen juego.

Lama de Góngora, alumno de la Escuela de Sevilla, consiguió un triunfo importantísimo con el eral que cerró plaza. Brilló sobremanera ante el sexto, un gran ejemplar de Villamarta, con el que se lució a la verónica, tras un farol. En la faena toreó de maravilla con la izquierda. Destacó en dos series con naturales de gran calidad y temple en una faena que remató con bellos adornos. Con la diestra, también hubo ligazón, con un cambio de mano. Cortó dos orejas.

En su primero, el tercero de la tarde, un animal flojo, Lama de Góngora se había mostrado voluntarioso y, muy arropado por sus partidarios, había conseguido un trofeo, tras una entonada faena que terminó en una voltereta, afortundamente, sin consecuencias, en la suerte suprema.

El gerenense Miguel Ángel León lanceó bien a la verónica y basó su primera faena en la diestra, ante un buen novillo, dibujando varios muletazos con clase y buenos pases de pecho. También corrió bien la mano zurda. Ante el cuarto, que embistió bien, León se entregó sin reservas. Lo recibió con largas cambiadas de rodillas, continuó con otra en las afueras y dibujó buenas verónicas. La labor, que comenzó con un pase cambiado por la espalda y cerró con unas bernadinas ceñidas, resultó desigual.

Diego de Llanos, de la Fundación El Juli, se entregó ante el primer oponente, el peor novillo del buen encierro de Villamarta, sin lograr grandes cotas. Y ante el manejable cuarto concretó un trasteo desigual, dibujando bellos naturales.

Sin duda, el triunfo clamoroso en la Maestranza de Lama de Góngora es una noticia esperanzadora para los aficionados. Lama comenzó ayer la andadura de un torero con una gran proyección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios