Varea, único trofeo en la corrida de Victorino en tarde deslucida por la lluviaLiria, en su reaparición, y El Juli salen a hombros en Illescas

  • Sebastián Castella, que escuchó tres avisos en su primer toro, y David Fandila 'El Fandi' se marcharon de vacío

La penúltima jornada de la Feria taurina de la Magdalena de Castellón, en la que se rindió homenaje a Victorino Martín, resultó deslucida por la lluvia aunque el diestro castellonense Jonathan Blázquez Rovira Varea logró cortar una oreja.

Además de por la lluvia, que obligó a retrasar el comienzo del espectáculo, la jornada se recordará también por el toro que fue devuelto vivo a corrales, tras el tercer aviso dado a Sebastián Castella.

Los toros de Victorino Martín resultaron desiguales en presentación y juego

Los seis astados cárdenos de Victorino Martín, que lucieron divisa negra como señal de luto por la muerte del ganadero el pasado octubre, resultaron desiguales de presentación y juego.

La plaza castellonense celebraba la vuelta de Victorino y para ello se le hizo entrega de una escultura del artista local Ripollés y se soltaron tres palomas pintadas.

El diestro David Fandila El Fandi consiguió arrancarle al primero alguna buena tanda al principio cuando el astado aún embestía y no rebrincaba. Mató de media estocada. Suerte similar tuvo con el cuarto de la tarde, con una faena que no llegó a calar en el público. (Silencio y silencio).

Sebastián Castella no tuvo una buena tarde, especialmente con su primer toro ya que la lluvia deslució su faena. Terminó con cinco intentos y un tercer aviso que obligó a retirar al astado a toriles junto a los cabestros. En el quinto, puso voluntad en su faena. (Tres avisos y palmas tras un aviso).

Varea se hizo con una oreja con el tercer toro de la tarde cuando ya la lluvia había arreciado y tras haber conseguido acoplarse con el toro, sobre todo con la izquierda. Ante el sexto, faena porfiona que remató con una estocada y un descabello. (Oreja y silencio).

Pepín Liria fue el protagonista ayer en la corrida celebrada en Illescas, donde a sus 46 años reaparecía para conmemorar sus 25 años de alternativa.

Primer festejo de la Feria del Milagro de Illescas. Con más de tres cuartos de entrada, se lidiaron tres toros de José Vázquez y tres de Montalvo (primero, segundo bis y sexto). Pepín Liria, saludos y dos orejas; El Juli, oreja y oreja; Manzanares, silencio y palmas de despedida.

Arrancó el festejo con el diestro murciano emocionado, recogiendo una fuerte ovación que le tributó el público por su retorno. Liria recibió a su primero con una larga cambiada y se entregó en una actuación vibrante. Ante el cuarto realizó una faena importante, brillando especialmente con la diestra.

El Juli se lució con el capote y concretó una faena de domino a su primero. El madrileño derrochó temple ante el enclasado quinto.

José María Manzanares abrevió con el tercero, un toro deslucido. El alicantino se mostró voluntarioso ante el sexto, de mal juego.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios