Un paso adelante para recuperar el esplendor del abono jerezano

  • La empresa de la plaza ha comenzado a animar un abono que está al borde del desastre y que requiere trabajo y cambio

No nos podemos engañar: la feria taurina del Caballo, el abono de Jerez, ya no es lo que era ni mucho menos.

El esplendor del Jerez taurino de antaño se ha perdido. El viejo coso de la calle Circo abría sus puertas en primavera con la feria, verano con la corrida del arte amén de las novilladas económicas, y septiembre con la corrida concurso de ganaderías. Además Jerez era escenario perfecto para festivales taurinos de categoría en invierno, basta recordar los de AFANAS.

En los últimos años, además de la crisis el balance es de pobres entradas, abonos muy caros, el domingo de feria convertido en una mala fecha y un bajo nivel de calidad en los trofeos.

Estos último tiene explicación viendo la larga nómina de presidentes que ha subido al palco, sin un criterio convergente. No ha habido una plaza con más presidentes diferentes que Jerez en los últimos 20 años. Así no es de extrañar que el coso haya perdido su severo pero justo criterio a la hora de conceder trofeos.

Otro déficit es la presencia del toro: el buen trabajo de Manuel Morales "Rabioso" en la selección del ganado se ha echado a perder en pocos años: con el antecedente de la presentación de la primera corrida de abono no es de extrañar que alguna ganadería, Zalduendo, se atreva a competir en Jerez en una concurso con un toro tan justo de presencia.

Y los precios, al poco atractivo económico de los abonos se suma la nula promoción antes de la casa Balañá y ahora de la casa Matilla que vienen a la feria de Jerez -cuando vienen- como los de la furgoneta del turrón de Alicante, a vender saldo en el último momento. Y hasta el año que viene. Porque la plaza no abre otra vez hasta mayo de 2015.

La desidia de la empresa ha sido un lastre para la plaza. Peñas y firmas comerciales se han aburrido en el patrocinio de trofeos y actos invernales que animaban el ambiente taurino. Contra viento y marea resisten "Los 13" con un pregón al que la empresa siempre ha dado la espalda.

Este año parece que ha cambiado la tendencia: la empresa ha apostado por una carcelería original, ha presentado los carteles en un acto de más relieve que el tristísimo trámite de otros años, ha organizado un tentadero público para escolares y una exposición de Iranzo, y se ha promocionado en las redes sociales.

En la oferta, los precios igual o más caros en el mano a mano, pero ha utilizado el recurso de la corrida concurso, la del arte y la ecuestre. Al menos es un paso para recuperar lo perdido: un cambio de actitud, una muestra de interés. Un paso adelante en un camino que esperamos corto pero en el que hay que perseverar. Si no esto se acaba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios