Un encierro con una carrera vertiginosa, que se salda sin heridos por asta de toro

  • Los toros de Juan Pedro Domecq protagonizan una carrera rápida, que dura 2 minutos y 23 segundos

El séptimo y penúltimo encierro de las fiestas de San Fermín fue vertiginoso y no registró heridos por asta. Los toros de la ganadería de Juan Pedro Domecq protagonizaron una carrera rápida, que duró 2 minutos 23 segundos, en la que únicamente seis personas tuvieron que ser trasladados al Complejo Hospitalario de Navarra.

Asimismo, 66 personas fueron atendidas por la Cruz Roja. Los seis astados llevaron a cabo una carrera rápida y vertiginosa en la que dos de ellos tomaron ventaja al resto del grupo y desarrollaron gran parte del recorrido por delante de sus hermanos.

La carrera comenzó con los toros muy juntos desde la Cuesta de Santo Domingo y a gran velocidad. Cuando llegaron a la Plaza del Ayuntamiento dos toros negros tomaron la delantera y encabezaron a partir de este punto toda la carrera. Uno de ellos se resbaló en este tramo, aunque inmediatamente volvió a retomar el ritmo.

La gran velocidad de los dos toros negros provocó numerosas caídas y golpes, tanto en el tramo del Ayuntamiento como ya en Estafeta. Estos dos toros se abrieron hueco en este tramo y arrollaron a varios mozos. En Estafeta se pudieron ver bonitas carreras por parte de los mozos a pesar de la gran velocidad de los toros.

Al llegar a Telefónica, continuaban por delante del resto de la manada los dos astados negros, siguiendo así la carrera y provocando caídas y algún momento de peligro, aunque no hubo heridos por asta.

El resto de la manada llegó unida a Estafeta, enfilando junta este tramo, aunque el grupo se fue estirando a lo largo de los últimos metros y llegó dividida a la plaza de toros. Todos los astados llegaron sin problemas a los chiqueros, poniendo punto final al séptimo y penúltimo encierro sanferminero.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios