La terna se estrella en Las Ventas con toros sin contenido de Escolar

Una tarde sin contenido por culpa del poco juego de los toros de la ganadería de José Escolar, astados vacíos y sin raza, truncó con las ilusiones de los tres toreros actuantes en la tarde de ayer en el tercer festejo de San Isidro, además de echar por tierra también las expectativas de la sección más "torista" de la afición madrileña.

No fue tan temida como se esperaba la primera corrida torista del ciclo ferial de San Isidro, del hierro de José Escolar, procedencia Albaserrada. Más bien todo lo contrario: un encierro ayuno de raza, casta y transmisión, que por no tener, no tuvo ni peligro. Un petardo se mire por donde se mire dadas las expectativas que siempre genera una corrida de esta índole en la plaza de toros de Madrid.

Y ante esta ausencia de bravura, fiereza y emoción por parte de los toros, la desesperante función transcurrió entre bostezos.

Y eso que Fernando Robleño comenzó la tarde muy dispuesto con el manejable primero, el toro de mayores opciones del envío, cuya embestida fue franca a derechas, aunque no tanto por el otro pitón. Planteó el matador faena entre las rayas, donde colaboró más el ejemplar de José Escolar.

Algo importante también fue que la gente estuvo muy metida en la faena, vibrando cuando el torero tiraba del astado con temple y cierto gusto, por abajo y con largura. Una pena que al final lo estropeara todo con el manejo de la espada.

En su segunda faena la tarde ya estaba de capa caída. El animal tuvo los mismos defectos que sus hermanos anteriores, es decir, falta fondo y empuje. Lo mejor aquí fueron las poderosas banderillas de Ángel Otero, ya que en el último tercio el astado apenas aportó nada en la muleta de un Fernando Robleño que llevó a cabo un toma y daca sin sustancia.

Manuel Pérez Mota anduvo con intermitencias frente a su primero, toro noblote y extremadamente soso, al que diseñó una faena correcta y fría al cincuenta por ciento, sin trascender al tendido, que siguió la lidia con cierta indiferencia.

El quinto tampoco tuvo raza y Manuel Pérez Mota, que brindó al público su faena, volvió a estar más bien discreto en una labor insulsa y anodina, a pesar del empeño que puso el torero de El Bosque en tratar de sacar algo en claro de un animal prácticamente desfondado.

El primero del lote de Miguel Ángel Delgado no fue tampoco un "escolar" al uso, toro justo de fuerzas, carente de transmisión, con la cara siempre a media altura y sin terminar de pasar. El torero de Écija lo intentó con más voluntad que acierto, pues lo más llamativo de la faena de muleta fueron los sucesivos enganchones que tuvo.

Cerró plaza un astado sin brío, que se desplazó con el freno de mano echado y punteando los engaños hasta que se paró definitivamente. Otra vez que apenas se pudo a ver a Miguel Ángel Delgado, que quiso pero no pudo, y que a veces se vio, incluso, un tanto a la deriva.

Al final de la tarde, varias preguntas inquietaban al aficionado: ¿Fue esto una corrida torista de verdad? y más aún ¿había trapío suficiente en ella para una plaza de toros como la de Madrid? La respuesta a ambas cuestiones es, indudablemente, no. Lo mejor, pasar página y olvidar cuanto antes lo visto en la tarde de ayer, es decir, nada de nada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios