El joven Manolo Vázquez causa gran sensación en su debut en público

Manolo Vázquez, en la vuelta al ruedo, con los máximos trofeos. Manolo Vázquez, en la vuelta al ruedo, con los máximos trofeos.

Manolo Vázquez, en la vuelta al ruedo, con los máximos trofeos. / F. d.

Pepe Luis Vázquez, Pareja Obregón, Martín Núñez y Manolo Vázquez, que debutaba como novillero -Aparicio presentó parte facultativo y no compareció- plasmaron buen toreo ayer en el festival sin picadores celebrado en la plaza de toros de la localidad onubense de Higuera de la Sierra, en un espectáculo en el que se lidiaron novillos de Manuel Vázquez Gago y Luis Algarra, de juego desigual.

Oreja para Pepe Luis Vázquez ante un manejable de Algarra. Gracia y sevillanía en sus muñecas en una faena a más y con remates bellísimos.

El novillero consigue los máximos trofeos en un festival, con llenazo, en Higuera de la Sierra

Dos orejas para Martín Pareja-Obregón ante otro de Algarra. Bordó el toreo de capa y dejó una faena de pinceladas artísticas con un novillo a menos. Hubo expresión y buena ejecución en la suerte suprema.

Martín Núñez se las vio con un astado complicado de Manolo Vázquez. El sevillano ofreció un precioso recibo con el capote. Núñez tiró de oficio y firmeza para imponerse ante tan semejante antagonista. Lo mejor llegó al natural, de uno en uno, donde reboso gusto y temple. Los pinchazos le quitaron los trofeos. Saludó tras ser ovacionado.

Dos orejas y rabo para Manolo Vázquez. El joven dinástico causó sensación de principio a fin. Su recibo con el capote fue muy personal y estético. La faena, que brindó a su padre, resultó una bellísima obra, donde sorprendieron sus formas y naturalidad. Manolo Vázquez desprendió torería de San Bernardo y despertó ilusión en los aficionados.

Por ausencia de Julio Aparicio, oreja para Martín Núñez con el novillo de regalo. El sevillano esbozó un toreo artístico y ligado ante uno de Algarra con mucha transmisión. Martín Núñez además de raza se expresó con formas clásicas. Un toreo agitanado y elegante en fondo y formas. Se llevó una fea voltereta de la que se rehízo con valor y capacidad para cortar una oreja.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios