Al-Khelaifi, el hombre que resucitó al PSG

Pronunciar la palabra deporte en Qatar es dirigirse directa o indirectamente, se quiera o no se quiera, a Nasser Ghanim Al-Khelaifi, presidente del Paris Saint-Germain, un hombre que concentra en su persona casi la misma ambición deportiva que todo el pequeño país del golfo pérsico.

Tanto, que sus petrodólares hicieron renacer al PSG, un equipo que hoy volverá a jugar unos cuartos de final de la Liga de Campeones de fútbol 18 años después. No le será fácil seguir avanzando, porque delante estará el Barcelona, "el mejor equipo del mundo", según dijo Al Khelaifi, de 39 años, en una entrevista ayer L'Equipe.

Sobre el césped habrá una conexión qatarí: de un lado, Al Khelaifi, y del otro, el emblema de Qatar Foundation en la camiseta del Barcelona. El año que viene, será la empresa Qatar Airways, un indicador del poder económico del país árabe, que con esa fuerza logró profanar una camiseta históricamente libre de publicidad.

La empresa Qatar Investment Authority, dirigida por un primo del emir y cuyo objetivo es gestionar la ingente cantidad de millones que produce Qatar por medio del gas y el petróleo, adquirió en junio de 2011 el PSG y designó a Al Khelaifi como su presidente.

Desde entonces, gastó más de 250 millones de euros en nombres como Ibrahimovic, Pastore, Thiago Silva, Lucas Moura o Beckham, en un intento por convertir al equipo parisino en un "grande de Europa". Presidente del PSG, de la Federación de Tenis de su país (QTF), y de la cadena Al Jazeera Sports, Al Khealifi es sinónimo de deporte y de negocios millonarios.

Las personas que trabajan con Al Khelaifi destacan su ambición, sus ansias de más y más y cierto nerviosismo cuando habla idiomas extranjeros. Sin embargo, Al Khelaifi lo disimula bien y se muestra tranquilo en público. Normalmente vestido con el típico atuendo de jeque árabe, sonríe, guiña el ojo y hace gestos de amabilidad en las ruedas de prensa.

Según medios, Al Khelaifi sueña con poder añadir al portugués Cristiano Ronaldo y a José Mourinho a la plantilla francesa. "Son sólo rumores", reiteró el presidente del PSG en L'Equipe.

El jeque no pertenece a la familia real del emirato árabe, pero está muy bien relacionado con los Al-Thani, el apellido de la dinastía. Al Khelaifi fue desde joven íntimo amigo del heredero al trono, Tamim bin Hamad Al-Thani, presidente del Comité Olímpico de Qatar, un amante del deporte.

Al Khelaifi, que nació el 12 de noviembre de 1973, llegó a ser el 995 del ranking de tenis en 2002. Ahora, mientras tanto, se entretiene con el PSG, un equipo que ya viajó a Doha desde la llegada de los petrodólares.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios