Cisma en el vestuario

  • La reprimenda de Pepe Mel en Córdoba encuentra respuesta en la plantilla · "Si el míster cree que un jugador no tuvo actitud, se lo debe decir a la cara", manifiesta Jorge Molina.

Comentarios 4

Si diez encuentros sin ganar no fueron capaces de romper el vestuario verdiblanco, la derrota en la Copa ante un Segunda como el Córdoba sí creó la primera fricción entre el entrenador y su plantilla, después de que el primero reprendiera tanto en público como en privado la actitud de sus jugadores durante el partido. Ayer, Jorge Molina, el encargado de comparecer ante los medios por decisión del club, respondió al entrenador, en lo que ha sido la primera declaración altisonante contra el técnico desde que comenzase la racha de derrotas.

El enésimo gol con el tiempo cumplido que el Betis recibe en los últimos partidos encendió la ira de Mel, quien se metió en el vestuario con un tremendo enfado. Su primera reacción fue la de reprender a sus jugadores en la caseta e incluso su comparecencia ante los medios se retrasó más de lo habitual ante el discurso acalorado que se escuchó en El Arcángel. El técnico no se quedó en ese discurso interno, sino que luego públicamente se reafirmó en sus palabras. "No me ha gustado la actitud de algunos futbolistas. No estuvimos a la altura de un equipo que quiere competir", manifestó Mel durante su comparecencia.

Casi toda la plantilla verdiblanca abandonó el estadio cordobesista mientras Mel comparecía en la sala de prensa y los últimos en subirse al autobús no quisieron realizar declaraciones. Las caras largas tras la bronca del entrenador eran la nota predominante en el interior del autocar y eso se plasmó ayer en la sesión. El técnico no quiso ahondar en su enfado pensando ya en el encuentro del domingo ante el Atlético, pero en la plantilla no sentaron bien sus palabras y Jorge Molina fue el encargado de lanzar la respuesta.

"Es una interpretación del míster. Si él cree que un jugador no puso actitud, se lo debe decir a la cara. Debe decírselo al que crea que no ha tenido actitud en el partido. Es el que decide y si lo dice el míster en sala de prensa, será porque lo considera lo mejor para el equipo. Cada uno que haga autocrítica porque todo el mundo sabe lo que puede dar, que se mire a sí mismo y vea si lo dio todo", comentó el delantero alicantino, que también discutió la disgregación entre titulares y suplentes que se comenta tras la alineación colocada en Córdoba: "Creo que en eso nos confundimos. Aquí hay una plantilla de 27 jugadores, no once titulares y el resto, porque así no vamos a ningún sitio. Nos estamos confundiendo y si diferenciamos en dos grupos, mal vamos, porque aquí va a hacer falta la gente para el resto de la temporada".

Además, Jorge Molina también analizó su situación personal, donde ahondó en su descontento. "No estoy teniendo todos los minutos que me gustaría, porque todos los jugadores siempre pensamos que podemos ser titulares. Lo de ayer no fue un buen partido, pero a nivel general de ninguno. Aquí se hace una planificación global de la plantilla y a partir de ahí los jugadores nos tenemos que ganar el puesto y el míster decide", comentó el delantero, quien puso ayer la voz para responder al cisma creado por Mel en Córdoba.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios