Elegir en pleno enredo

  • El Sevilla se centra en estudiar minuciosamente a los dos candidatos sin precipitarse y a la espera de que Emery o el PSG ejecuten. Rudi y Sampaoli ofrecen dos modelos muy distintos.

El peor escenario que podía imaginar el director general deportivo cuando, agobiado por el estrés, presentó su dimisión al consejo la semana pasada lo tiene delante de su mesa de trabajo. Si cerrar incorporaciones, buscar acomodo a los descartes y tomar decisiones sobre la plantilla tratando de llegar a un entente con las presiones de un entrenador ya significaba una función tremendamente agotadora para Monchi, según explicó el de San Fernando, qué decir de encontrarse con que el técnico comunica su marcha y hay que edificar desde abajo un proyecto nuevo.

Una fea papeleta tiene ahora mismo el Sevilla por delante en su planificación, con el agravante de encontrarse en pleno enredo, sin poder avanzar hacia delante o hacia atrás, porque la situación de Emery en el PSG sigue estando estancada por la falta de acuerdo con el finiquito de Laurent Blanc, requisito fundamental para que todo se desbloquee y las piezas empiecen a encajar. El Sevilla, aunque no es el mismo caso porque entonces sólo negoció y en esta ocasión ya ha dicho que su intención es marcharse, teme que se repita la historia que protagonizó el técnico guipuzcoano hace un año con la oferta del Nápoles. Pero, evidentemente, no puede quedarse quieto porque no tiene pinta la cosa de que Emery vaya a dar una vuelta atrás.

Y así, teniendo que negociar sin poder rematar nada, el Sevilla se encuentra en la fase de elección del candidato. Descartado Quique Flores desde el miércoles de forma oficiosa y desde ayer oficialmente cuando el Espanyol lo anunció como nuevo entrenador para los próximos tres años, Monchi se ha dedicado a escuchar a los dos grandes candidatos, ambos extranjeros, del que -salvo sorpresa- saldrá el elegido: el francés Rudi García y el argentino Jorge Sampaoli.

Mientras el sevillismo vive en vilo y ávido de conocer el mínimo giro de las noticias sobre las conversaciones con uno y otro, el brazo ejecutivo del club guarda silencio o, mejor dicho, no se decanta ni por uno ni por otro mientras las informaciones de algunos medios -desventajas de la era digital- llegan a ser completamente contrapuestas en espacios muy cortos de tiempo. Lo único cierto es que el Sevilla está recabando toda la información posible y estudiando todos los vericuetos ocultos y visibles en cada negociación para cuando llegue el momento tener el trabajo adelantado.

Y el momento llegará cuando el PSG o los abogados de Emery se dirijan formalmente a la tercera planta del Sánchez-Pizjuán para resolver el contrato del vasco, que anoche seguía siendo oficialmente el entrenador del Sevilla.

Tanto de Sampaoli como de Rudi hay cosas que gustan y en cada caso, hablando ya de negociación pura y dura, tiene sus aristas. Con el argentino, por ejemplo, no se deja de tener presente que tiene unas pretensiones económicas muy altas y que, significando un proyecto atractivo para Monchi, no deja de ser un modelo a explorar, con Lillo en su equipo de trabajo y con marcados tintes bielsísticos con todo lo que supone (presión muy fuerte, marcas individuales en algunas zonas del campo, tres centrales...), al margen de exigir varios años. En Granada han visto cómo ha demorado un acuerdo que estaba cercano al entrar en juego el Sevilla, algo que acepta el club nazarí porque era una de sus condiciones. Con Rudi, más europeizado, se gana en afinidad con los futbolistas procedentes de Francia, un caladero más que recurrente, aunque también inspira dudas su paso por Italia.

El argentino advierte que no acordó "nada" con el Granada

El técnico que llevó a la selección de Chile a ganar la Copa América en su país advirtió este jueves en una emisora argentina, Radio Mas en Casilda, que no tiene ningún acuerdo con el Granada y con ningún otro equipo. Sampaoli también es deseado en Newells Old Boys, pero de momento juega al despiste.  "Eso no es real. Hubo una reunión con la gente que se ha quedado el club un mes atrás pero no se ha consolidado nada. En las próximas horas se puede dar o no, pero dependerá de la intención del club, pero hoy no hay nada", dijo para recordar que "formalmente no tengo nada, tengo muchas posibilidades en diferentes lugares. Puedo cerrar algo mañana, pero a lo mejor en 15 ó 20 días estoy en la misma situación"   

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios