Con Iniesta como timón

  • Rodeado de adversarios, nunca renunció a buscar el balón y llevarlo hacia sus compañeros, siempre en la mejor condición posible, y dio el pase del gol de la victoria a Piqué.

Comentarios 1

Le bastaron 90 minutos a Andrés Iniesta para confirmar que él es el timón de la selección española de fútbol, defensor del estilo y mariscal en campo.

Su actuación del lunes ante República Checa en el debut de España en la Eurocopa de Francia fue deslumbrante y causó admiración unánime. Rodeado de adversarios, nunca renunció a buscar el balón y llevarlo hacia sus compañeros, siempre en la mejor condición posible. Así lo hizo a tres minutos del final, cuando sirvió un magnífico balón a Gerard Piqué para que éste marcara el único gol del partido en Toulouse.

A sus 32 años, el jugador del Barcelona mantiene el brillo de la última década. Parece incombustible. La diferencia es que ahora sí tiene todos los focos sobre él. Ya no están al lado figuras del tamaño de Xavi Hernández o Xabi Alonso, y él asumió con naturalidad que el peso creativo de su selección recae sobre sus pies. "Siempre he intentado tener una responsabilidad alta cuando he jugado, independientemente del momento. Es así como siempre he vivido el fútbol y ahora no es una excepción. Al final es un juego colectivo donde hay que dar lo mejor de uno mismo. La responsabilidad no es algo que intente esquivar", explicó tras ser nombrado como mejor jugador del partido.

De nuevo, Iniesta vuelve a causar la admiración general. También de los contrarios. "Es uno de los mejores de la historia del fútbol", reconoció el arquero checo Petr Chec al final del duelo. "Es genial, un jugador excepcional", agregó Pavel Vrba, su seleccionador. José Antonio Camacho, ex seleccionador español y actualmente comentarista de televisión, fue incluso más allá y tras el partido afirmó: "Es el hombre que se está empeñando en dejar en ridículo al mundo del fútbol. (...) ¿Por qué no tiene un Balón de Oro? Pues porque la gente no sabe de fútbol".Al final de la temporada de clubes se hablaba de Cristiano Ronaldo, Lionel Messi y Luis Suárez como principales candidatos a un galardón muy abierto este año, en el que ninguna figura descolló más que el resto hasta la fecha. Y se emplazaba a los torneos de selecciones -Eurocopa y Copa América- como escenarios ideales para elevar méritos.

Iniesta ganó lo mismo que sus compañeros del Barcelona -Liga española y Copa del Rey- y después de hacer una magnífica temporada, una de las mejores de su carrera. Si hiciera una buena Eurocopa, ¿podría entrar en la pelea por el Balón de Oro? Los precedentes invitan a pensar que no, pues Iniesta no es precisamente una estrella mediática, algo que cuenta -y mucho- para las votaciones de la máxima distinción individual del fútbol. En 2010 cerró el año como campeón mundial y autor del gol del triunfo en la final de Sudáfrica, pero tuvo que conformarse con el segundo lugar por detrás de Messi en la gala de Zúrich.

Más allá del Balón de Oro, que nunca le importó demasiado a Iniesta, lo cierto es que la selección española celebra el paso adelante del jugador, que alentado por su mejor fútbol, lleva el timón del equipo y asume galones de mando. No en vano, él fue el futbolista que dio junto a Sergio Ramos la rueda de prensa previa al encuentro de debut en la Eurocopa. La admiración de sus compañeros es ilimitada y Thiago Alcántara afirmó hoy que es "uno de los mejores del mundo". "Andrés lleva haciendo varios años formidables. No me sorprende lo que está haciendo. Es Andrés Iniesta. Es una suerte tenerlo dentro del equipo", comentó el volante del Bayern Múnich en rueda de prensa.

Y su compañero Nolito añadió: "Jugar al lado de Andrés es una satisfacción y una gozada. Disfruto mucho de él. Es uno de los mejores del mundo y en su posición, el mejor". El mejor Iniesta es un futbolista que marca diferencias, pero sobre todo es la clave sobre la que España afronta su gran reto en Francia: conquistar su tercera Eurocopa consecutiva.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios