Marsella ansía una fiesta del fútbol

  • Francia se conjura para regalar a la ciudad de los mayores altercados un convincente triunfo ante Albania

La selección francesa de Didier Deschamps acude hoy al Velodrome de Marsella en busca de una alegría, contra Albania, el rival más flojo del grupo, y en la ciudad que ha trasladado la Eurocopa de las páginas deportivas a las de sucesos y tribunales, el equipo galo quiere un resultado amplio, que ayude a cambiar el ánimo del país.

Llegan los de Deschamps a Marsella, donde también tiene previsto acudir el presidente François Hollande, con una sensación agridulce. Ganaron el partido del debut, imprescindible para evitar los nervios, pero no han evitado los debates sobre la actuación de algunas de sus estrellas y, la situación vivida en Marsella, más la amenaza del Estado Islámico, con el asesinato de dos policías en París, han convertido la Eurocopa en un torneo extraño. El fútbol no se acaba de imponer.

Del partido inaugural emergió un héroe, Payet, autor del gol de la victoria y mejor jugador del partido, y dos estrellas puestas bajo sospecha: Pogba y Griezmann. El potente centrocampista, que debía ser el eje del sistema de juego francés, no tuvo trascendencia alguna y fue sustituido en el segundo tiempo por el jovencísimo jugador del Manchester United Martial, en el minuto 76.

Sin que cesen los rumores de su salida de la Juventus durante el verano, Pogba mantiene la confianza de Deschamps y el apoyo de sus compañeros, pero precisa una actuación convincente ante Albania. Para ello, como mostró a través de las redes sociales, se machacó en el gimnasio en las horas previas al encuentro.

De igual forma, a Griezmann se le achaca que llega demasiado saturado a la Eurocopa, después de una temporada extenuante con el Atlético. El atacante tuvo un par de buenas ocasiones ante Rumanía, e incluso envió un balón al poste en un remate de cabeza, pero no fue ese jugador decisivo que, en ausencia de Karim Benzema, espera Francia tras convertirse en uno de los mejores delanteros del continente bajo la dirección de Simeone en el equipo rojiblanco.

Albania aparece como víctima, pero curiosamente respaldada por los dos últimos resultados contra el combinado galo. Francia no gana al equipo albanés desde hace cinco años, cuando se impuso en París por 3-0. El 14 de noviembre de 2014 empató en su campo y hace un año, el 13 de junio de 2015, perdió 1-0.

Contra Suiza, en la primera jornada, Albania completó una actuación más que digna, ya que jugó con uno menos desde el minuto 36, cuando Cana fue expulsado por doble amarilla, y sin embargo no fue derrotada más que por 1-0.

Para suplir la ausencia de Cana, Gianni de Biasi, que se mostró satisfecho con el arranque de su equipo, puede retrasar la posición de Kukeli, para dar una mejor salida de balón o decantarse por la mayor fortaleza defensiva de Ajeti, que parece la primera opción en el esquema del técnico transalpino.

El encuentro, cinco días después del terremoto que supuso el paso de ingleses y rusos por Marsella, se espera que esté rodeado de un ambiente festivo, que por fin la Eurocopa convierta Marsella en una celebración alrededor del fútbol.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios