Nominales y sólo para abonados

  • El Sevilla garantiza el 75% de las 8.700 entradas para Turín a sus socios como mínimo y la legislación italiana obliga a que sean intransferibles Estricto sistema de reparto y control

Comentarios 1

No habrá opción a la reventa. Tampoco un socio con derecho a ir a Turín podrá ceder su entrada a un familiar, por muy íntimo que sea, o a un amigo. Las 8.700 entradas que tendrá el Sevilla en el Juventus Stadium serán personales, nominativas e intransferibles. De hecho, en cada entrada constará el nombre completo de su portador y estará registrada por la UEFA. Esas son las estrictas medidas de control que, debido a la legislación italiana contra la violencia en los estadios, deberán cumplir todos los que presencien la final entre el Benfica y el Sevilla, no sólo los sevillistas. Eso evitará la cesión o la reventa de una entrada. Asimismo, el club garantiza un mínimo del 75% de las 8.700 entradas a sus abonados, por estricto orden de antigüedad. Un buen porcentaje, teniendo en cuenta que el Real Madrid, por ejemplo, con muchos más abonados, sólo garantiza el 65% para sus socios. El resto se las reserva el club para sus compromisos y obligaciones.

Son las dos principales claves del reparto de entradas que comenzará a realizar el Sevilla en las taquillas de Nervión el martes de Feria, hasta el viernes de Feria, es decir, entre el 6 y el 9 de mayo. Los primeros 6.521 socios del club tienen garantizado su derecho a estar en la final de Turín, pero de forma intransferible. Eso sí, las localidades que no sean recogidas por los primeros socios correrán turno a los siguientes. Haciendo una estimación muy atrevida y nada científica, y teniendo en cuenta la escasez de tiempo para reservar viaje para el día 14 de mayo y que está la Feria (ya no se puede llamar de Abril) por medio, es posible que socios con un número superior al 10.000 puedan adquirir entradas no retiradas por socios más antiguos. Todo se irá viendo a partir del martes, cuando comienza el reparto de las entradas nominales y con presentación del DNI.

El Sevilla, además, ha solicitado a la UEFA más localidades que las que le corresponden, aunque José María Cruz, en su primera comparecencia desde su vuelta al club como director general, cree que será difícil que el organismo europeo renuncie a la parte que se reserva para sus compromisos. "Cada vez son más las entradas que se reservan para ellos por su sistema de comercialización del torneo, que es el que permite repartir más dinero entre los participantes", explicó. Con todo, el club cursó la solicitud y espera que la UEFA conteste a la mayor brevedad posible.

Los precios de las entradas están divididos por categorías. Las de primera categoría cuestan 150 euros; las de segunda, 100; las de tercera, 70; y las de cuarta, 45. El 92% de las de tercera y cuarta categorías van a ser destinadas a la venta de los abonados, "para paliar los gastos del viaje", según explicó el presidente, José Castro.

El reparto será en estricto orden y el club no atenderá a socios antes de su turno. Eso sí, si algún socio no puede acudir a las taquillas en su día, se le respetará el derecho de antigüedad para recogerla un día posterior, siempre que haya aún entradas disponibles. Y el socio que no pueda acudir en persona, tendrá que firmar una autorización con su DNI para delegar la adquisición. La venta será ordenada así: el martes se venderán hasta el abonado 1.600, el miércoles hasta el 3.200, el jueves hasta el 4.800 y el viernes hasta el 6.521. En caso de que no se agoten todas las entradas se irá ampliando el cupo diariamente en función de la disponibilidad.

José María Cruz y Jesús Arroyo, responsable de las relaciones con la UEFA, incidieron mucho en el carácter nominativo e intransferible de las entradas por la legislación italiana. Habrá dos controles policiales, uno en el perímetro y otro en la entrada al estadio, y podrá ser requerido el DNI. De hecho, en el Juventus-Benfica unos 200 portugueses no pasaron el control y se quedaron fuera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios