Las aristas de invierno

  • La dirección deportiva verdiblanca se encuentra con dificultades económicas y de mercado para satisfacer las peticiones de Mel · La prioridad, junto a aligerar la plantilla, pasa por un central y un medio.

Comentarios 2

Desde el club verdiblanco se comentó desde un principio que no se confiaba en el mercado invernal, pero los errores cometidos en la planificación veraniega obligaron a rectificar para atender las nuevas peticiones de Mel, que pasan por un central, un centrocampista y un extremo diestro. Pero los días pasan y la dirección deportiva se está encontrando con numerosos obstáculos para conseguir los refuerzos deseados, debido al alto coste que supone fichar en enero.

Para la defensa, una vez descartado David Abraham, el objetivo número uno pasó a ser Ricardo Costa, pero su llegada a Heliópolis no parece sencilla, al menos a corto plazo. El Valencia, por ahora, no parece dispuesto a ceder al futbolista, como es el deseo del Betis, a lo que se añaden los altos emolumentos del luso, que se cifran en torno a los 2,5 millones de euros por temporada, de los cuales le quedarían por cobrar algo más de la mitad hasta el final de ésta. El club verdiblanco no querría afrontar el pago íntegro del salario del defensa, ya que prácticamente lo dejaría sin margen de maniobra para afrontar otros refuerzos.

Y es que, en las diferentes reuniones que la dirección deportiva mantuvo la semana pasada con los administradores concursales, éstos cifraron en 1,5 millones de euros la cantidad de la que se dispondría para gastar en el mercado invernal, por lo que de realizarse la operación de Ricardo Costa en los términos que el Valencia plantea actualmente prácticamente se agotaría el presupuesto bético. "Tiene contrato con el Valencia y tenemos que ver qué decide el club sobre él. Es verdad que tenemos más opciones encima de la mesa, pero también que el jugador quiere seguir en España y que el Betis le encanta. Debemos esperar a ver si el Valencia permite una cesión o en qué condiciones lo dejaría marchar. Lo mismo se resuelve en una semana que en un mes. En esto nunca se sabe, pero al jugador le encantaría la opción del Betis", comentó este miércoles Óscar Font, su representante en España, en declaraciones a eldesmarque.com.

Para el centro del campo, el preferido por Mel es Mohamed Diame, pero su llegada tampoco parece sencilla. El Wigan no está dispuesto, en principio, a facilitarle la salida, pese a que finaliza su contrato el próximo 30 de junio. Además, el francés posee una altísima ficha en el fútbol inglés y su idea es firmar un contrato que prácticamente la mantenga, lo que lo aleja de las aspiraciones verdiblancas. Incluso de firmar con la carta de libertad bajo el brazo, el entorno de Diame ya ha hecho constar que solicitaría una prima de fichaje, otro obstáculo añadido para el trabajo de la dirección deportiva.

En cuanto al extremo, cuya llegada sí sería más económica, el problema radica en que no es la prioridad del cuerpo técnico, por lo que no se quiere gastar un euro en este refuerzo hasta que se hayan agotado las posibilidades en las posiciones preferentes. La dirección deportiva maneja algunos nombres para esta ubicación que serían asumibles por los parámetros económicos del club, pero, salvo cambio sobre la marcha, la idea es que su fichaje corresponda a la próxima temporada. Y es que las aristas de enero están apretando la planificación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios