El bagaje de la ilusión

  • El Sevilla se encierra en Marbella, después de que Emery y su cuerpo técnico espiasen en Leiria al Benfica, pensando más en Turín que en Getafe. Vitolo concita la principal inquietud.

El Sevilla ya vela armas en Marbella. La plantilla y el cuerpo técnico se encerraron desde este jueves en un hotel de lujo en la urbanización La Quinta, un espacio para el relax y el golf que ya conocen algunos miembros desplazados desde la época de Juande Ramos, aunque de aquel tiempo apenas queda en el actual plantel Fazio, segundo capitán del equipo. Alejados del calor y el tumulto de la Feria, el Sevilla trabajará con toda la tranquilidad del mundo y todos los sentidos puestos en la final del miércoles en Turín ante el Benfica. Quien piense otra cosa, después de las diáfanas declaraciones de Unai Emery quejándose de que la LFP sólo haya dejado tres días entre la Liga y la final, yerra. Con el bagaje de la ilusión partió en la mañana de este miércoles el grupo de profesionales sevillistas que se encerrarán a cal y canto hasta el sábado, día en que se desplazarán en AVE desde Málaga a Madrid para el trámite, no tiene otro calificativo, frente al Getafe. Da igual ser quinto o sexto, ¿o no?

La importancia de lo que está en juego y la entidad del rival en la final, un doble campeón de Europa como el Benfica, que el miércoles sumó al título liguero el de la Taça da Liga portuguesa, minimiza el daño que pueda ocasionar una derrota en el Coliseum Alfonso Pérez Muñoz. Emery está teniendo unos días muy ajetreados, porque el miércoles, tras el Open Media Day de la UEFA, en el que compareció ante la prensa, viajó hasta Leiria, localidad portuguesa donde se jugó el Benfica-Rio Ave. Acompañado por su cuerpo técnico, el entrenador sevillista vio cómo se las gasta a la hora de la verdad el Benfica de Jorge Jesús. Dos de las estrellas del equipo lisboeta, el sub 21 español Rodrigo y el central brasileño Luisao, fueron los artífices del triunfo benfiquista.

Tras viajar de noche, Emery se montó en el autobús que desplazó al equipo a Marbella por la mañana. Ya en el Meliá La Quinta encontró el escenario idóneo para el descanso, la concentración y el sesudo trabajo de preparación de la final: táctica, estrategia, puesta a punto física, reparto de esfuerzos y papeles... Todo, sin luz ni taquígrafos, ya que los tres entrenamientos, al margen de las sesiones de vídeo y las charlas tácticas, en Marbella serán a puerta cerrada.

El segundo ayudante de Emery, Diego Martínez, comentaba este jueves en SFC Radio cómo es el Benfica que vieron en Leiria y que, supuestamente, se va a encontrar el Sevilla. El técnico luso Jorge Jesús ya ha confirmado que en el encuentro intrascendente de mañana "ante el Oporto usará jugadores del equipo B, porque no quiere arriesgar con jugadores que estarán en la final", según confirmó Diego Martínez. En cambio, para vencer al Rio Ave sí usó su equipo titular. En éste formaron Markovic y Enzo Pérez, bajas en la final de Turín por sanción igual que Salvio, suplente en Leiria. "Eso es lo que puede afectar un poco más, los jugadores que no puedan jugar por lesión o sanción -decía Diego Martínez al respecto-. Pero llega en perfecto estado a una fase en la que puede ganar hasta cuatro títulos, es lo más significativo de ellos. Perdió la final de la Europa League en el último momento, viene de ganar su liga, es un equipo muy difícil. Queríamos conocer en directo al Benfica, Unai siempre que puede ve los rivales en directo. Tampoco hay que sacar mayores conclusiones salvo cuestiones internas para trabajar el partido", añadió sin querer dar pistas.

El Sevilla oculta todas sus armas en su encierro marbellí. Emery tiene en mente su equipo titular, con una sola incógnita, el estado de Vitolo. Con una lesión leve en el bíceps femoral derecho, tiene difícil llegar a Turín, aunque trabaja a marchas forzadas para ello. Su sustituto en un once muy definido es el único motivo de inquietud en un Sevilla que trabaja henchido de ilusión y bajo absoluto secreto.

Sorprendente ampliación: todos los socios con derecho a entrada

La respuesta de los socios antiguos del Sevilla no ha sido tan numerosa como se esperaba y por ello el club decidió ayer que que hoy se amplíe el derecho de adquisición de una localidad para Turín a todos los socios. Llama la atención esta novedad, dado que el cupo para los abonados sólo llegaba al número 6.521. Tras el primer día de venta, el club amplió el cupo hasta el número 8.000 y ayer anunció la ampliación hasta el 25.000. En caso de que hoy a las 21:00 los socios no hayan agotado las entradas, las taquillas abrirán el sábado para el público general, es decir, que cualquiera podrá comprar, si quedan, una entrada, que lleva de regalo una bufanda conmemorativa de la final.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios