Sin descuidar el derbi

  • Mel concentrará a la plantilla en Montecastillo de martes a jueves. Probará un 4-4-2 y un 4-3-3 para el Granada. "Suelo ser fiel a lo que firmo", dice sobre su futuro.

Pepe Mel está imbuido ya de lleno en la preparación del partido de este viernes en Granada, pero su amplio espectro de trabajo lo obliga a no descuidar el importante encuentro que el Betis deberá jugar justo después del de Los Cármenes, el derbi, máxime tras el 5-1 de la ida.

Tras decidir entre el cuerpo técnico y los propios futbolistas que Amaya y Beñat forzaran la quinta tarjeta amarilla, al ser dos piezas vitales para el partido frente al Sevilla y correr serio riesgo por sus posiciones en el campo -Adrián, por ejemplo, es incluso más importante pero se confía en que salga indemne y Campbell no la provocó-, este miércoles por la mañana trascendió que Mel y los suyos han decidido que la plantilla se concentre unos días antes para preparar el encuentro de la máxima rivalidad.

Así, el próximo martes, la plantilla y los cuerpos técnico y médico al completo se desplazarán al hotel Montecastillo, en Jerez de la Frontera, donde permanecerán hasta el jueves después del almuerzo. Será entonces cuando la plantilla disfrute de la tarde libre y pueda dormir en sus respectivos domicilios antes de volver a concentrarse el viernes por la mañana en el hotel Macarena para preparar el derbi, programado para las diez de la noche.

El planteamiento es similar al de hace mes y medio cuando, tras cuatro partidos sin ganar -tras el anuncio perdería también en Cornellà-, Mel decidió que convenía recluirse con sus futbolistas unos días para refrescar ideas y que los recién llegados en el mercado de invierno se adaptasen mejor al vestuario y adquiriesen los automatismos del equipo. En esta ocasión, eso sí, la concentración viene motivada más por la trascendencia del derbi, que Mel trabajará a fondo en el aspecto psicológico.

Con todo, una vez el delegado del equipo, Víctor Antequera, se ha puesto manos a la obra para ultimar todos los pormenores, Mel y Roberto Ríos se hallan centrados en el partido frente al Granada, en el que no hará más cambios que los obligadospor las tarjetas y alguno que se derivará de las molestias de Nacho, baja prácticamente segura, o de las ganas que tiene el técnico de otorgarle minutos a Vadillo, quien regresaría a la titularidad en el estadio en el que debutó en Primera la temporada anterior, en agosto de 2011, semanas antes de cumplir los 17 años.

En defensa se producirán dos novedades, las de Mario por el sancionado Amaya y la de Álex Martínez en el lateral izquierdo por Nacho. Salva Sevilla sustituirá al también castigado Beñat como pareja de Cañas y la única duda de Mel es si alinear un tercer centrocampista, Rubén Pérez o Nosa Igiebor, o continuar con el 4-4-2. Hoy, en el entrenamiento a puerta cerrada, trabajará ambos sistemas y decidirá, ya que está pendiente también del estado físico de Rubén Castro.

Si opta por seguir jugando con extremos, Vadillo sería la opción que dejaría al canario o a Juan Carlos, Pabón o Jorge Molina en el banquillo.

De otro lado, el técnico fue entrevistado este miércoles en Canal Sur Radio y, sin negar ofertas, de España y de ligas menores del extranjero, manifestó su deseo de cumplir el contrato que tiene firmado con el Betis y que expira el 30 de junio de 2014, aunque será muy difícil que ello ocurra si no lo amplía antes, como ya anunció este diario en Semana Santa.

"Tengo un año más de contrato y suelo ser fiel a lo que firmo. Estoy en el club de mi vida, el Betis, y jamás haré algo que pueda perjudicarlo", comentó Mel, quien también defendió la labor de Vlada Stosic al frente de la secretaría técnica: "Hace un trabajo silencioso y difícil, pues a veces, por cuestiones económicas, no puede dar los caprichos que pide el entrenador". Más preocupado se mostró por la excesiva cantidad de futbolistas sin su continuidad en el Betis atada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios