Con lupa de aquí a final de año

  • Del Nido advierte que en las próximas jornadas estará en juego gran parte de la temporada · "Es el momento de decidir si vamos a luchar por los objetivos o quedaremos descolgados"

Comentarios 3

Días como el de ayer, con más focos sobre Rafa Nadal que sobre lo que diga o haga José María del Nido, son de ésos en los que con el presidente del Sevilla hay que abrir bien los oídos. Sin mucho aparato mediático en la rueda de prensa convocada por la jefatura de comunicación del club, la comparecencia del letrado sevillano -en situaciones normales capaz de captar todo el foco de la actualidad- pudo parecer más light de lo normal, pero aun así dejó un par de perlas para quien las tenga que recoger. Entre otras cosas, porque dejó caer que el entrenador y la plantilla se juegan gran parte de la temporada en las jornadas venideras.

"Todas las jornadas son importantes, pero se nos antoja que en este final de año hay que dar el empujón definitivo para consolidarnos en los puestos altos de la tabla clasificatoria. Es el momento de decir que vamos a luchar por los objetivos o que vamos a quedar descolgados". La frase de Del Nido es contundente por sí sola. La revistió antes y después con otras positivas, como el llamamiento a la afición a apoyar al equipo o su escala de valores entre ganar y jugar bien. Esta última cuestión, debate para el populacho, es ya pan comido para un presidente al que en estos términos se lo ponen fácil. "Lo primero que me preocupa es que mi equipo gane y lo segundo no jugar bien. Esto lo dejo para ustedes, para que rellenen páginas de diarios deportivos, horas de radio y de televisión. Pero lo primero es ganar", dijo.

Porque no es fácil ganar. Y el presidente lo ejemplifica en los resultados del Getafe, el adversario el lunes. "Es el peor rival que podía venir futbolísticamente, porque es el rival con mejores números en el Sánchez-Pizjuán en los tres últimos años, incluso delante de Real Madrid y Barcelona. El Getafe nos gana y, además, nos gana bien y no apurado, sino mereciendo esas victorias", indicó para reconocer que la mala racha que el equipo frenó en Zaragoza llegó a preocuparle. "Esos cinco encuentros están ya más que olvidados, pero estaba preocupado porque el equipo antes de Zaragoza no terminaba de dar la medida que todos creíamos que debía dar, porque las distintas alternativas que veíamos en el juego no daban la medida que todos queríamos, el primero el entrenador. Veíamos cómo se nos escapaba el Valencia y se nos acercaban rivales competitivos como Athletic y Atlético, pero, afortunadamente, se han incorporado futbolistas con los que no podía contar el entrenador", puntualizó.

Del Nido insistió en su idea de anteponer los resultados al juego ante la insistencia de los informadores presentes. "La táctica infalible es ganar. Primero, ganar; segundo, ganar; y tercero, ganar. Y le permito que invierta el orden de los factores porque en este caso no altera el producto", afirmó el presidente que arengó a la grada a apoyar a futbolistas que necesitan confianza. "Es el momento para que la afición vuelva a demostrar por enésima vez que está con el equipo, que somos una piña y que aquellos futbolistas que más debilidad emocional puedan tener son a los que vamos a apoyar porque forman parte del patrimonio del Sevilla". Otra prueba esta última frase de la importancia de reflexiones sueltas que pasaban desapercibidas entre tanto foco entretenido en la Davis. Porque uno de los problemas detectados por los técnicos es que el runrún del Pizjuán resta confianza a algunos jugadores a la hora de ofrecerse y de mantener el balón.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios