Real betis

El ojo cambia de foco

  • Tras la situación generada en las últimas semanas con Mel, el punto de atención se coloca ahora sobre el director deportivo, Vlada Stosic. El escaso rendimiento de los fichajes tampoco juega a su favor.

Comentarios 4

Las últimas semanas han tenido un nombre propio en Heliópolis: Pepe Mel. La continuidad del entrenador ha estado en entredicho en los debates del consejo de administración, que finalmente apostó, por ahora, por la continuidad de un técnico que cuenta con el respaldo del vestuario. El pasado lunes, con el discurso del presidente, Miguel Guillén, se despejaron las dudas sobre Mel, pero dentro del club ya se vigila de cerca el trabajo del director deportivo, Vlada Stosic, de quien ya se comenta en los círculos internos que no ha manejado bien este asunto y que incluso ha salido debilitado tras la toma de decisiones del consejo.

La presencia de Stosic en el club verdiblanco fue una de las primeras decisiones de Rafael Gordillo, una vez que la juez Alaya le encomendó la parcela deportiva en aquel primigenio trío de administradores. Con el paso del tiempo, Stosic se fue ganando la confianza del consejo de administración, quien, como al resto de integrantes de la secretaría técnica, lo acabó renovando por tres temporadas, siempre y cuando se cumplieran una serie de requisitos deportivos. "El club tiene responsables en cada área y a ellos se les pedirá cuenta de su trabajo", ha manifestado en más de una ocasión el consejero José Antonio Bosch, el verdadero hombre fuerte de la entidad. "En algunas elecciones nos hemos equivocado, pero mientras sigan en el club para mí son los mejores", señaló el propio Bosch hace unos días, abriendo la veda sobre algunos de los responsables del club.

Stosic ha tenido plena libertad en su trabajo desde su entrada en el club. Tanto a la hora de escoger a sus colaboradores como para repartir las tareas de seguimiento o los viajes que realizan habitualmente los técnicos, el director deportivo posee la potestad sobre las decisiones, aunque Bosch, que habitualmente no interviene en las cuestiones deportivas, ya le ha pedido explicaciones en más de una ocasión. Además, la relación entre Stosic y Mel, que nunca fue de plena confianza y que sufrió roces durante la planificación veraniega, se ha deteriorado en las últimas semanas, lo que ha dejado al director deportivo sin otro apoyo dentro del club. Y es que el técnico le solicitó en más de una ocasión un discurso más enérgico a la hora de solucionar cuestiones deportivas -como rescisiones de contratos y petición de fichajes-, ante los administradores concursales o los responsables del club, algo que no encontró en Stosic.

Precisamente, el rendimiento de los nueve fichajes que llegaron en verano también juega en contra del director deportivo, por más que se haya tratado de indicar que los refuerzos llegaron con el consenso de todos. En Pamplona el equipo verdiblanco acabó únicamente con Mario y Santa Cruz sobre el terreno de juego, mientras que el resto del equipo era el mismo que disputó la pasada temporada. Incluso casos como el de Tosic, a quien se le busca acomodo para salir durante el mercado invernal, señalan directamente a Stosic, quien ahora dispondrá de una segunda oportunidad para fichar.

Las últimas semanas no están siendo sencillas para Stosic, que se siente más observado que nunca. Con el respaldo dado al entrenador, el foco de atención se ha trasladado ahora al director deportivo, cuyo manejo de las últimas situaciones le ha empezado a crear detractores en el interior del club verdiblanco.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios