Otro paso antes del Bernabéu

  • Mel insiste en que "el dinero es secundario" para él en la renovación y que no dejará plantado al Betis.

Comentarios 3

Cada vez más parece que el Betis y Mel, Mel y el Betis, están condenados a entenderse. No porque sea la única alternativa de ambos, sino porque uno y otro dan pasos en busca del acercamiento porque es su deseo. Al órdago del técnico de que no aceptaría una renovación por un año le siguió la respuesta del presidente, Miguel Guillén, que en la Feria aseguró que no le ofrecería un proyecto de una sola temporada. La réplica del técnico no se hizo esperar ni 24 horas. "Voy a permanecer aquí, si el club quiere. Hemos empezado a hablar de la renovación, todo lo baso en la duración, el dinero es secundario. Siempre lo ha sido", manifestó el madrileño, que aseguró: "Tengo la posibilidad de ir a otros sitios, pero es que no me lo planteo. Primero, tengo otro año más, soy fiel a las cosas que firmo y si el Betis está por medio, mucho más".

Y es que el preparador heliopolitano es ambicioso y quiere seguir viendo cómo crece una apuesta a la que vio nacer. "Es cuestión de seguir, de ver cómo se desarrolla este proyecto. Uno ve que pueden venir años diferentes y me gustaría estar aquí cuando se pueda ir al mercado con más alegría (económica). Yo conozco el club por dentro y sé lo que no puedo pedir porque no me lo pueden dar", indicó el entrenador bético, que zanjó las cuestiones referentes a su renovación lanzando un mensaje de cara al próximo curso: "El club tiene que seguir haciendo las cosas como hasta ahora, confiando en la gente joven, porque no está capacitado para competir en el mercado. A todos les sorprende la capacidad de la entidad para que el día 1 de cada mes todas las nóminas estén ingresadas. Eso no es tan normal en el fútbol y el Betis, además, es buen escaparate en el que muchos jugadores se revalorizan. Lo que recogemos no tiene nada que ver con lo que devolvemos… a ver si todo eso nos hace crecer", explicó en su comparecencia previa al duelo de mañana contra el Real Madrid.

El Bernabéu es la próxima parada en el camino hacia Europa. En este sentido, Mel tiene claro cuál es la forma de encarar un encuentro "complicado" en un campo en el que "nadie ha ganado esta temporada, así que muy fácil no debe ser", y asegura que ni siquiera con un hipotético triunfo el objetivo estaría a la mano ya. "Luego tendríamos que ir a ganar al Deportivo, al Barcelona… La lucha será larga porque el Getafe, el Rayo y el Sevilla no dejarán que nos relajemos. Nuestra idea es mirar al que se ha escapado, que es la Real Sociedad, no a los que vienen por detrás. También el Málaga, que merece estar en Europa si lo consigue deportivamente. Si llega, me alegraré, aunque eso nos ponga las cosas más complicadas". Pese a la dificultad del choque, el técnico madrileño asume que no hay nada que perder y mucho que ganar. "El Madrid en su casa no regala nada. Da igual quién juegue porque si no juega Özil lo hará Modric, si no es Xabi Alonso, Khedira... Son todos muy buenos. En la primera vuelta intentamos no dejarles muchos espacios por la velocidad de Di María, Cristiano, los laterales.... Es de sentido común, pero en el Bernabéu es más complicado".

Pese a que todo parece estar en contra, Mel confía en que los suyos peleen. "Todo el mundo da por hecho que perderemos, pero somos cabezones y digo que lo vamos a intentar. Igual que el año pasado, que al descanso íbamos 0-0, aunque al final el partido acabó con 4-1".

El entrenador también se refirió a dos nombre propios. Uno, el de Igiebor, que podría ser de la partida ante el Madrid para reforzar el centro del campo. "Va a ser un jugador importante, pero no domina el idioma y del 80% de las cosas no se entera. Él sabe que se equivocó llegando tarde. En Granada hizo un buen partido y en el derbi también. Es joven y está en formación, como Vadillo, pero creo que podemos sacar lo mejor que lleva", afirmó Mel, que también se refirió a Pabón: "Sinceramente, con él lo tenemos muy difícil. Pertenece a otro club y es complicado que siga. Él está encantado de estar aquí. Con tres entrenamientos ya lo puse. Veía lo que nos podía dar. Ha caído muy bien y todos lo quieren, pero ha firmado un contrato con el Monterrey y está en la obligación de cumplirlo. El Betis, además, tiene limitaciones. Puede ofrecer muchísimas cosas, cariño, la ciudad... pero por desgracia a día de hoy, dinero no. Debemos ganarnos al chico para que dé todas las facilidades".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios