La presión del Pizjuán

  • Marcelino cree que el equipo está en casa más atenazado producto de su ambición.

Después de tres pinchazos consecutivos en casa, el Sevilla se soltó ante los suyos haciendo, en palabras de Marcelino, "una gran segunda parte". ¿Y el primer tiempo? "Ahí quiero dar las gracias a la afición, porque en los primeros 45 minutos nos ayudó desde la compresión por el juego nada bueno que estábamos haciendo", señaló el técnico sevillista al inicio de la rueda de prensa, en la que incidió en una idea: "En nuestro estadio a los futbolistas les cuesta más".

"Si miramos las estadísticas del año pasado y de éste, es un campo en el que el equipo ha dejado escapar muchos puntos. La ambición de hacer un buen partido nos atenaza y seguimos siendo muy inseguros producto de esta cuestión. Tras la reanudación todo cambió porque marcamos pronto, el equipo se soltó y brindó el juego que está capacitado para hacer, independientemente del sistema", explicó el cántabro, seguro de que "si logramos resultados positivos en casa el grupo jugará más como en la segunda parte". "El apoyo de la afición en este sentido es importante", añadió.

Con la buena imagen ofrecida con el equipo la pregunta era obvia. ¿Ha dado por fin con el sistema? "Yo me adapto a la plantilla y a los rivales, pero sobre todo asentar criterios de juego. Negredo estaba en una isla y seguro que no está satisfecho porque se encontraba solo y desamparado ante toda la defensa.  El grado de ansiedad nos condicionó tremendamente, pero creo en una idea para atacar o defender más que en un sistema", apuntó Marcelino, contundente al asegurar que "el Sevilla jugará Champions si nuestro campo vuelve a convertirse en un escenario en el que el rival sepa que es complicado puntuar". "La diferencia tan abismal que hubo en el juego entre ambas partes va más allá del sistema, está en criterios e ideas", aseguró.

¿Y cuál es la clave e la mejoría? "La suma de muchos factores. El 2-0 fue clave. Entonces nos parecimos a lo que queremos y podemos ser. A la plantilla le falta creer en sus posibilidades, porque le sobra capacidad", apuntó el técnico sevillista, que se refirió a la aparición de Manu del Moral y Kanoute en el choque. "No creo que un futbolista cambie un partido o un juego colectivo", señaló, pero del jiennense apuntó que "su gol dio confianza". Del malí afirmó: "Pienso que por qué no lo habré tenido hace cuatro años. Es una delicia ahora, imagina que pudiese jugar 90 minutos cada encuentro. Es un jugador diferente que nos va a ayudar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios