Lo primero es lo primero

  • Chaparro reúne en el vestuario a futbolistas, técnicos, médicos y utilleros para darles las gracias · El técnico preparará desde hoy un derbi al que llega con dudas en la línea atacante

Comentarios 6

Cuando muchos podrían pensar que el partido frente al Valladolid iba a mermar la preparación del derbi, a Paco Chaparro incluso le ha sobrado un día. El entrenador del Betis ha querido que sus hombres digieran el logro conquistado de forma matemática ante el Valladolid y no será hasta hoy cuando los meta en faena para hacerles ver la importancia del choque frente al Sevilla, ya que de él dependerá en gran medida el regusto que el bético se lleve a su casa de la temporada.

Así, la charla habitual del primer día en la ciudad deportiva se limitó a un agradecimiento del propio técnico trianero. En un vestuario ensanchado por la presencia de técnicos, médicos, utilleros y demás colaboradores, Chaparro dio las gracias y la enhorabuena a todos por su "implicación" en el trabajo, que ha permitido salvar una situación que describió como "difícil".

Será hoy cuando el entrenador comience a disipar las dudas que alberga respecto a su once en la delantera. Si Edu, que aún no ha reaparecido; Pavone, con molestias en la clavícula; y Mark González, que jugó el miércoles los 90 minutos; dan el OK antes de la noche del domingo, el once parece claro, con Ricardo; Damià, Melli, Juanito, Fernando Vega; Arzu, Rivera y Capi por detrás de ellos, aunque Juande también contaría con alguna opción en lugar del manchego. José Mari, Xisco y Odonkor tendrían opciones si se cae alguno de los tres atacantes o el trianero optase por utilizarlos como refuerzos en la segunda mitad, algo poco probable.

Ayer, en Punto Radio, se manifestó en la misma línea que horas antes de forma privada. "El trabajo de los jugadores ha sido excepcional. También ha sido clave el apoyo que he recibido de todo el cuerpo técnico y médico, que me han ayudado de una forma bárbara y con el que hemos podido crear un ambiente de esfuerzo y trabajo, además del aspecto emocional y psicológico. Es un triunfo de los jugadores y de todos los que hemos estado alrededor de ellos", confirmó.

Chaparro comparó el logro con el de la temporada anterior. "Este año la salvación ha sido mucho más sufrida, porque conforme iba avanzando la temporada nos íbamos dando cuenta de las carencias y del trabajo que necesitaba esta plantilla. Nunca pensamos, ni los jugadores ni yo, tras la derrota ante el Athletic, que el objetivo se había escapado, sólo y exclusivamente teníamos en mente ganar el partido del domingo siguiente", admitió.

Chaparro entiende que la afición pitara al término del partido frente al Valladolid. "Es lógico que la gente, aunque estuviéramos casi salvados hace varias jornadas, proteste porque lleva varios años sufriendo y está un poco desesperada por que el equipo no sale de esos puestos del descenso. Estoy seguro de que los pitos no eran en contra de Paco Chaparro ni los jugadores, ni de nadie; irían en contra de la situación general que vive la entidad. La afición es soberana y yo sé que el aficionado del Betis está conmigo, pero no es necesario que me lo demuestren de una forma muy continuada ni con gritos en el campo, con saberlo es suficiente", comenta.

Habla también el trianero sobre su futuro relacionado con una victoria en el derbi y si uno de sus jugadores franquicia, Edu, llegará al partido o no: "Mi futuro no depende del resultado del derbi. El favorito sigue siendo el Sevilla, aunque juguemos en nuestro campo, porque está dos o tres escalones por encima de nosotros. No hay que jugarle cerrado ni abierto, porque al Santander, que es el sexto de España, cerradito y abiertito, le ha metido siete goles en dos partidos. Espero que tengamos un gran acierto las veces que lleguemos. Edu llegará, pero no para el partido completo, está para 30 ó 40 minutos", vaticina.

Sobre su continuidad al frente del conjunto heliopolitano la próxima temporada, Chaparro no ha cambiado de opinión. "Yo he hablado con el señor Lopera y estamos esperando a reunirnos de nuevo. Me supongo que cuando termine la Liga tendremos una reunión definitiva para darle una solución a mi renovación. Para seguir, lo único que hay que hacer es analizar la situación global: dónde estamos, qué hemos hecho y qué vamos a hacer. No he hablado todavía de soluciones concretas, pero que sean las mejores para todas las partes. Lopera cree en mí, porque si no, no me hubiera ofrecido la renovación y ya tendría otro entrenador. Lo que pasa que las cosas tienen sus pasos y no hay que precipitarse. Lo que pretendemos es que los que van al campo, empezando por Lopera, no pasen más apuros con el Betis", apostilla Chaparro, quien valora el trabajo de su colega Manolo Jiménez: "Ha hecho un trabajo inmenso con todos los problemas que se encontró cuando cogió al Sevilla y teniendo características tan diferentes al otro entrenador".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios