Reflexiones bajo las 'setas'

  • Los indignados abogan por quedarse en la Encarnación el día previo a las elecciones · Abogados asesoran a los acampados, que cortaron anoche el tráfico tumbados en la calle

Comentarios 3

Los indignados se aferran a las setas de la Encarnación. Por cuarto día consecutivo, más de 5.000 personas volvieron a tomar ayer el Metropol-Parasol para gritar por una democracia real, contra el paro y contra los políticos y banqueros. Ante la posibilidad de que a partir de la medianoche de ayer fueran desalojados, un grupo de asesores jurídicos se unieron al movimiento para colaborar ante la posibilidad de que la concentración se prohíba. Al cierre de esta edición, cientos de manifestantes permanecían tumbados en plena calle cortando el tráfico en actitud de protesta.

"Estamos conectados con los asesores jurídicos de las acampadas de Madrid y Barcelona para tomar una decisión en común", declaró ayer la abogada Elena Pañeda, quien, además, aseguró que "no nos pensamos mover de aquí". Según explicó, en el caso de Sevilla, "los indignados tenemos pensado no hacer ningún tipo de mención a los votos ni a los partidos políticos a partir de esta madrugada para que no se critique que en la jornada de reflexión influimos en el voto". La abogada afirmó tener claro que "tenemos derecho a estar aquí y si la Policía se presenta negociaremos de forma pacífica".

La asamblea popular de ayer comenzó con el siguiente grito: "Lo llaman democracia y no lo es". Diferentes asesores cogieron un micrófono para comunicar al numeroso público que los sindicatos de la Policía Nacional y Local "dicen que sería una temeridad desalojarnos". Elena vio lógica esta decisión: "Rubalcaba no está por la labor de echarnos porque sabe que puede haber heridos e incluso muertos. Los desalojos de este movimiento son inasumibles".

Desde que comenzasen las movilizaciones el martes, cientos de ciudadanos han decidido cada día pasar la noche bajo las setas. El edificio se ha convertido en una ciudad en miniatura -Plaza del Pueblo lo llaman- dividida en varias zonas donde diferentes comisiones (comida, limpieza, seguridad, información, comunicación, logística) han ido organizando a un grupo que durante las noches se vuelve más homogéneo. "Queremos implantar la democracia participativa que aquí estamos poniendo en práctica", aseguraron el jueves.

Con carteles informativos, los indignados culminaron un nuevo día de protestas con una asamblea general ."No tenemos líderes ni portavoces porque se acaban corrompiendo".

Tras la asamblea del jueves, muchos decidieron marcharse a sus casas. Otros se quedaron a dormir en la Plaza Mayor del Metropol. A partir de las 00:00, los miembros de la comisión de seguridad comenzaron a pedir silencio entre todos los asistentes. Además, colocaron carteles informativos en todas las setas donde se publicaron un serie de recomendaciones: "No traer alcohol ni cristales, amarrar a los perros y no hacer ruido". Aunque al principio de la noche se pudieron ver algunas litronas o tiendas de campaña, los encargados de guardar el orden, como Adrián Durán, se ocuparon de comunicarles las normas. "La organización marcha estupendamente, aquí nadie es más que nadie", dijo. "A los que vienen con botellas de alcohol o porros les decimos que esto no es la Alameda. No queremos convertir la acampada en una botellona", afirmó Íñigo Berrocal, uno de los miembros del comité de limpieza.

"Estamos desbordados. Nos han traído alimentos de todas partes. Los bares, los vecinos, los usuarios de internet. Por fin hemos conseguido la chispa que faltaba para encender a la gente", comentó Ignacio Bermudo, coordinador de la comisión de comida, en la que organizan y reparten todos los alimentos que reciben. En el departamento de logística, voluntarios como Juan Gabriel García se encargan de gestionar todos los materiales que son necesarios en la acampada, como cartones, mantas o incluso el dinero que dona la gente. Entre los indignados que pasaron la noche en las setas, se encontraba Sana Frini, una estudiante de Túnez: "Me alegra que los movimientos de África hayan inspirado esta protesta. En España hay mucha estructura". La spanish revolution sigue adelante.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios