Díaz apela al "PSOE de toda la vida" porque "merece la pena ganar"

El de Felipe González, el de Rafael Escuredo, pero también el de "Paqui, Manolo o Rafael". La presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz apeló ayer a la historia, a todas las personas que "han hecho grande al PSOE" para reivindicar el apoyo a su partido "para cambiar el país", al "PSOE de toda la vida". "137 años de historia", recordó, que han servido "para traer la sanidad y la educación públicas, las pensiones, la dependencia", insistió la presidenta, que reivindicó al PSOE como el único partido socialdemócrata, "por mucho que ahora otros quieran serlo", en clara referencia a Podemos. Precisamente al líder de la formación morada, Pablo Iglesias, dirigió gran parte de su intervención y le acusó de ser "un chaquetero" y no pensar en la gente, "sino en el poder". "Si Pablo Iglesias quiere ser socialdemócrata, que vote al PSOE, porque es la única opción", insistió la líder de los socialistas andaluces, quien lamentó que el líder de la formación morada "sólo quiere ganar a los socialistas, no cambiar el país".

Pero Díaz no perdió demasiado tiempo en referirse a sus adversarios, más allá de recordar que Rajoy "haya hecho más ricos a los ricos y más pobres a los pobres" y habló directamente a los militantes y simpatizantes que ayer se dieron cita en el barrio de Fátima. Fiel a su estilo les habló "desde el corazón" y se refirió a "la cocinera del colegio de Las Palmeras" o "los abuelos que tienen que elegir entre comprarse el tratamiento médico o ayudar a su familia porque este mes viene mal". "Somos el PSOE y somos los únicos que protegemos a la gente", dijo la presidenta para después sacar pecho de los logros socialistas".

La educación pública frente a la Lomce o la sanidad para todos en contraposición a la privatización. "Somos los padres y madres de la igualdad de las oportunidades y de derechos y nadie mejor que un padre va a cuidar su hijo", dijo la presienta hablando bajito ante su auditorio, como si les estuviera confesando algo. Díaz animó a los suyos emplazándoles a participar en unas elecciones "históricas" por las que "merece la pena" luchar para ganar. Entre sus razones, detalló "recuperar la dignidad" de una tierra "a la que siempre le ha mal cuando ha gobernado la derecha y bien cuando ha tenido un presidente socialista". Por eso, dijo, "necesitamos a Pedro Sánchez en la Moncloa" y para ese objetivo "es clave que ganemos en Andalucía".

La presidenta apeló al "PSOE de toda la vida, el de la esperanza y la igualdad de derechos" para convencer incluso a los votantes de Podemos que hayan elegido esa opción para "desalojar" al PP. "Nosotros no queremos la revolución ni las barricadas, eso lo decidimos hace tiempo, queremos cambios", añadió.

La presidenta de la Junta de Andalucía arrancó en Córdoba la campaña en un acto que contó con la participación de la alcaldesa, Isabel Ambrosio, quien se ratificó en sus declaraciones de la semana pasada cuando dijo que le daba pena que hubiera sido Julio Anguita quien certificara la "muerte" de IU. "Hace tres semanas vendieron sus siglas, hace tres días su bandera y, ahora, su ideología", dijo ayer. Ambrosio restó importancia a las encuestas, que repiten los resultados para Córdoba, y destacó que "lo importante es que hay miles de cordobeses que todavía no han decidido su voto".

El mitin también contó con la presencia de la candidata número uno al Congreso, María Jesús Serrano, y el secretario general del PSOE en Córdoba y presidente del Parlamento, Juan Pablo Durán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios