Guía para no tropezar con la misma piedra

  • Pedro Sánchez reitera que el PSOE es el único camino hacia el cambio y pide al votante progresista que no cometa el error de confiar en Iglesias.

Mientras que Pedro Sánchez hacía entrevistas para cadenas nacionales en el patio de la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga, el aula magna iba aumentando sus decibelios al mismo ritmo en el que se abarrotaba de simpatizantes. En la grada, jóvenes con sus carteles de Vota Sí y en las bancas alcaldes, parlamentarios andaluces, militantes de distintos pueblos y periodistas tecleando sin descanso en sus portátiles. Veinte minutos después de la hora señalada aún no había hecho su aparición el candidato socialista a la Presidencia del Gobierno. Sin embargo, y a pesar de la espera, fue recibido con la ovación intuida. Besos, abrazos, saludos y banderas alzadas al grito de ¡presidente! "A partir del 26 de junio habrá muchos caminos que perpetúen a Mariano Rajoy como presidente del Gobierno y solamente uno que lo saque de la Moncloa, y ese cambio es el Partido Socialista", dijo Sánchez nada más comenzar sus veinte minutos de mitin, precedidos por los discursos de la consejera de Educación, Adelaida de la Calle y el secretario provincial del PSOE, Miguel Ángel Heredia. "Solo hay una cosa peor que cuatro años de Mariano Rajoy, otro año más", bromeó. "Por eso, quien quiera decir que no a Rajoy que diga sí al PSOE", agregó y llamó a la asistencia masiva a las urnas el próximo 26 de junio. Porque, dijo, "España necesita cambiar" y el PSOE se postula como la única opción para ello. "Muchos dicen que el próximo Gobierno dependerá del Partido Socialista y yo digo que así será, dependerá de los millones de votantes del partido socialista, que si salimos a votar vamos a recuperar el Gobierno", dijo.

El líder socialista comentó que, aunque se presentan los mismos candidatos que al 20-D, "la opinón pública hoy sabe quién ha bloqueado el cambio". Centró sus ataques en Pablo Iglesias y pidió que "aquellos votantes progresistas que confiaron en Iglesias pensando que podía caminar junto al Partido Socialista para poner fin al Gobierno de Mariano Rajoy, decirles que no tropiecen dos veces con la misma piedra, que no confíen en aquel que pidió el voto para cambiar y lo que hizo fue impedir el cambio". Hizo chistes con la campaña "catálogo" de Unidos Podemos y con los "disfraces", como dijo Heredia, de Iglesias. "El señor Iglesias cuando se reúne con Garzón es un comunista de toda la vida, cuando se reúne conmigo es un socialista de toda la vida… miedo me da que se quede encerrado con Mariano Rajoy en un ascensor", señaló con humor Pedro Sánchez. "Uno es lo que vota y Pablo Iglesias votó en contra del cambio, en contra de un presidente socialista y a favor del mantenimiento de Mariano Rajoy como presidente en funciones", agregó.

"Las convicciones no se compran ni si venden", aseguró el candidato socialista, que afirmó que votar al PSOE representa dar un sí a la "sanidad pública, a la educación con becas, a un aumento de plazas en Formación Profesional, a la lucha contra la violencia de género y en defensa de los derechos de las mujeres".

Sánchez reflexionó sobre los desafíos a afrontar. "Es verdad que hemos sufrido una grave crisis pero también que se ha utilizado como excusa para desmantelar el Estado de bienestar y constituir una sociedad completamente desigual", consideró y enumeró la revolución tecnológica, el envejecimiento de la población, el cambio climático y el terrorismo internacional como retos a plantear. "Tenemos que ofrecer soluciones a los españoles no sólo para los próximos años, sino para las próximas décadas, como hizo Felipe González en el 82 y Rodríguez Zapatero en 2004", señaló. Habló de derogar la reforma laboral "con la que hoy los españoles cobran 40.000 millones de euros menos en sueldo que hace cuatro años" y el copago farmacéutico. Habló de hacer de Andalucía una plataforma logística y conectar el puerto de Algeciras con Bobadilla. Habló de abrir nuevas vías de financiación para el sistema de pensiones, de recuperar el índice de población activa femenina y la educación en igualdad de condiciones y oportunidades para todos. Después del baño de multitudes y de los cientos de selfies en los que tuvo que posar, cuando abandonaba el acto, un militante le dijo: "Pedro no nos falles". Tampoco él querrá tropezar dos veces.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios