Iglesias 'hipnotiza' en Jerez

  • Multitudinario mitin de Unidos Podemos en la Alameda Vieja El calor no impidió que la provincia se volcara con el líder de la formación morada

Comentarios 1

Francisca Robles tiene 81 años. Nació en Sanlúcar, se crió en el Coto de Doñana y por amor se vino a vivir a Jerez, ciudad en la que nacieron sus hijos y nietos. Ayer, Francisca era una más de las cientos de personas que aguantaron el calor sofocante de los primeros días de verano para disfrutar y emocionarse en el mitin de Unidos Podemos en la Alameda Vieja. Sentada en una silla de playa y con Pablo Iglesias de 'fondo', Francisca levanta las manos y dice "claro que he venido. Tenía mucha ilusión por verlo. Por dios a ver si Pablo le da la vuelta a esta España, a ver si le da la vuelta y la sacude. Ya está bien, ya está bien. Yo ya no necesito nada, pero mis nietos, mis hijos... Yo ya no necesito nada, pero ¿y la gente joven? Por Dios, que está el pueblo muerto, ¿pero esto qué es? El domingo estoy la primera votando, ¡hombre...!".

La convocatoria de Unidos Podemos en Jerez contaba con un cartel con el que se esperaba el lleno sí o sí: Pablo Iglesias, Alberto Garzón, Teresa Rodríguez, Antonio Maíllo, Rafa Mayoral, Noelia Vera y Santiago Gutiérrez. Desde las seis de la tarde, el entorno del Alcázar comenzó a teñirse de morado y verde, con niños jugando en los talleres de la ludoteca y mayores con sombrillas 'chinas', regalo de la organización para resguardarse de un sol que achicharraba y que obligó a retrasar una hora el acto. "Estamos aquí arrecíos, ¿que no? Venga, un aplauso para entrar en calor" dijo irónico un animador en el escenario. Todo estaba listo, el stand de las limonadas, el del 'merchandising', la zona de juegos infantil y "el punto de la Cruz Roja, por si a alguien le da una lipotimia".

Los minutos corrían y la gente se iba acercando más y más (la organización habló de haber superado las 4.000 personas). Las botellas de agua se agotaban en los establecimientos próximos a la alameda y los abanicos bailaban al son de la batukada de un grupo de El Cuervo. ¡Banderas arriba! Que ya llega. De Andalucía, de la República, de Unidos Podemos, la del arcoiris, por un Sahara libre y la de la comunidad gitana. Banderas y más banderas. Hubo quien ni corto ni perezoso se subió a farolas y árboles para ver desde un palco privilegiado un mitin que ayer calificaron de "histórico". No faltaron tampoco las neveras de la playa llenas de bebidas y los bocadillos envueltos en papel albal, incluso algunos se sentaron en el césped que rodea el Alcázar para montar allí un particular picnic.

"Esto es la jungla", dijo un joven que con esfuerzo se hizo hueco entre la multitud. A las 19.56 horas comenzó la música y a las ocho en punto llegó el éxtasis. "¡Sí se puede! ¡Sí se puede!" gritó la Alameda Vieja. Los móviles salieron de los bolsillos y se alzaron para captar esa fotografía que siempre sale en la prensa y que ayer vivieron en persona. "Gracias por petar este parque público de la Alameda Vieja a pesar del calor", dijo Santiago Gutiérrez apenas sin voz.

"El PSOE está muerto, estamos en el entierro", le dijo una mujer a su acompañante cuando se levantó Mayoral y lanzó un "¡qué lindo!" en referencia a la multitud entregada al partido. Vera subió al escenario a trabajadores del metal y se aplaudió la gestión de Kichi al frente del Ayuntamiento de Cádiz. "¡Que viva la lucha de la clase obrera!", "el pueblo unido, jamás será vencido", "España mañana será republicana" y de nuevo, "¡sí se puede! ¡Sí se puede!". Una y otra vez.

Con Teresa había quien no podía quedarse quieto y hubo un intento de palmas por bulerías cuando reconoció que no sólo se arranca con Rocío Jurado sino que le emociona La Paquera. "Esta vez no ganarán los de siempre. Ganará Unidos Podemos" vaticinó Maíllo, compañero de Garzón, quien levantó 'pasiones' entre el público. Eran todos y era uno. Por eso, cuando le tocó el turno de palabra a Iglesias poco pudo hacer para frenar "¡presidente! ¡Presidente!".

"Andaluces, gaditanos, los de la tierra vi el mar, espumas, montes y, llanos. Salud pues ya se avecina, el retorno del hermano que a vuestra luz se ilumina [...] Pueblo hambriento de esperar, pueblo andaluz de esa España que ya empieza a caminar. Aquí estoy, aquí os saludo, en paz con la misma lengua que ha de ser lanza y escudo. Gaditanos, levantad en vuestras viejas guitarras el sol de la libertad", citó Iglesias a Alberti nada más empezar. El líder de Unidos Podemos 'hipnotizó' a militantes, simpatizantes y curiosos. "Ve para adelante, a ver si llegamos a verlo mejor", dijo sin mucha confianza un padre a su hijo pequeño. Porque eso sí, niños hubo y muchos. En carritos, jugando, durmiendo y en los hombros de sus padres aplaudiendo al son de la multitud.

"Adelante, que podemos", terminó diciendo Iglesias, a lo que se unió el himno de Andalucía. Puños en alto, banderas arriba. Los que estaban sentados se levantaron. Los que estaban de pie se pusieron de puntillas. Se cantó por una Andalucía libre, por España y por la humanidad. Dos horas de mitin que acabaron con más de un catálogo del programa en la mochila, una plaza sucia de restos de bebidas- voluntarios de Unidos Podemos se quedaron limpiando el entorno del Alcázar- y el gusanillo en muchos de que "¿y si lo conseguimos?".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios