"Soy el PSOE. ¿Va a ir a votar?"

  • Los socialistas intensifican su ofensiva para captar a los indecisos en toda España con una campaña masiva de movilización telefónica

Comentarios 1

El PSOE ha puesto en marcha una campaña de movilización telefónica inédita con el objetivo de hacer 700.000 llamadas en los barrios donde hay más indecisos. El partido ya recurrió en las anteriores elecciones a la movilización telefónica, pero ahora casi ha duplicado los telefonazos -en el 20-D fueron 370.000-. Las llamadas se hacen desde dos centros, uno instalado en su sede nacional de la madrileña calle Ferraz y otro en Valencia, si bien en Cataluña hay un servicio propio que gestiona al PSC. En ambos hay 45 locutorios, operativos de 9:00 a 20:00 horas de lunes a sábado, aunque también el pasado domingo se activó el servicio, según el responsable del centro de movilización, Mariano Moreno. El listín del PSOE solo incluye teléfonos fijos, lo que reduce en parte las probabilidades de respuesta en comparación a los móviles. No obstante, en Ferraz destacan que el perfil del interlocutor suele ser principalmente una persona mayor o un parado, "un espectro social que nos interesa", señalan desde la Secretaría de Organización.

"No todas las llamadas son positivas, pero responden en torno a un 30%, que es bastante, y en alrededor de la mitad de los casos, encontramos una respuesta positiva", explica un teleoperador. En un turno completo, de ocho horas, pueden dar unos 400 telefonazos diarios. La duración media suele ser de entre dos y cuatro minutos. "Buenos días, querría saber si va a ir a votar. ¿Qué le parece las propuestas que le voy a hacer?", es el comienzo de cada llamada. A continuación, el telefonista le cita tres medidas para conocer su opinión, dos de ellas iguales para todos, si le parece bien el ingreso mínimo vital y que haya sanidad gratuita para todos, y una tercera propuesta que varía. La contestación del receptor y si hace alguna consulta se van a anotando y se centralizan en la aplicación informática.

Por protección de datos, los teleoperadores no conocen el nombre de la persona a la que hablan, aunque sí incluyen su identidad en la ficha si dan autorización para poder enviarles información del programa electoral. En el operativo participan militantes, voluntarios y trabajadores del partido durante las dos semanas de campaña, puesto que antes no se puede pedir el voto. "No buscamos convencer al votante del PP para que cambie su papeleta, sino dirigirse a los indecisos para intentar atraerlos y también amarrar el voto de los que se inclinan por el PSOE", explica Óscar López, uno los coordinadores del Comité Electoral.

Los domicilios a los que se telefonea no son aleatorios, ya que los determina el programa Bloise. Esta gran base de datos, cuyo nombre viene de la histórica socialista Carmen García Bloise, da al PSOE, desde hace una década, información minuciosa de cada barrio a partir de las 36.000 secciones electorales que hay en España. "No hay provincias prioritarias, sino mesas. En 2004, sabíamos que nos lo jugábamos todo en 10.000, y ahí incidimos", revela López. La cifra de puntos preferentes es parecida ahora, unos 9.800, lo que permite concentrar ahí los esfuerzos para optimizar los frutos. y "se ha perfeccionado la coordinación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios