Restar o sumar veinte mil papeletas

  • Unidos Podemos pierde en las urnas una cifra de votos similar a la ventaja que los populares le sacan a los socialistas tras ganar de nuevo

No es lo mismo restar que sumar. Y mucho menos cuando se trata de veinte mil papeletas. Los sevillanos castigaron el domingo en las urnas a la candidatura conjunta de Unidos Podemos (Izquierda Unida y Podemos), que se dejó en el camino nada menos que 20.019 votos. Una cuarta parte de su electorado. No sólo no fueron capaces de multiplicar fuerzas como defendieron durante la campaña electoral, sino que ni siquiera sumaron ningún apoyo. Todo lo contrario que el Partido Popular con Juan Ignacio Zoido a la cabeza. El ex primer edil sumó su triunfo en la ciudad ampliando la ventaja con los socialistas, que perdieron algo menos de dos mil votos. En seis meses, la diferencia entre ambos partidos se ha disparado a las 22.510 papeletas. En las urnas también perdió apoyos Ciudadanos, ya que logró 2.920 votos menos que en las generales de diciembre.

"Los datos de las generales no son extrapolables a las municipales, aunque sí es preocupante el descenso de 20.000 votos", apunta el secretario de organización de Izquierda Unida en Sevilla, Ismael Sánchez. La alianza morada dejó de sumar los mismos votos que Izquierda Unida logró por su cuenta hace seis meses. "No ha habido una traslación matemática de esa unión, pese a lo que hay cuatro distritos en que Unidos Podemos ha sido segunda fuerza política". Quedaron segundos en tres de los distritos tradicionalmente socialistas: Cerro-Amate, Macarena Norte y Este-Alcosa-Torreblanca. Aunque, en este último, apenas un 1% le separa del PP, que gana adeptos en este distrito. Al igual que ocurrió en las elecciones anteriores, se impusieron al PSOE en el casco antiguo para situarse en segunda posición. En diciembre, los socialistas cayeron hasta la cuarta posición en este distrito, detrás incluso de Ciudadanos. En esta ocasión, recuperan casi 400 votos y adelantan a la formación de Albert Rivera.

El vencedor fue Zoido. Sumó 129.919 papeletas, más de nueve mil de las que obtuvo en diciembre. Esta sexta victoria en las urnas le supone además poner más distancia de por medio con los socialistas: 22.510. "Y lo hemos conseguido gracias al esfuerzo de todo un partido, gracias al trabajo realizado en estos últimos meses por todos y gracias a las medidas que el PP ha venido aplicando en estos últimos años y meses". Se alzaron con la victoria en siete de los once distritos, los mismos que en las elecciones generales de 2015 y 2011. Es más, recupera algunos de los votos que perdieron en diciembre a favor de Ciudadanos en distritos como Bellavista-La Palmera, Casco Antiguo, Los Remedios y Nervión.

Tanto populares como socialistas conservan sus bastiones tradicionales, cuatro en el caso del PSOE. La principal diferencia con respecto al 20-D es que el PP consolida su hegemonía y aumenta la distancia con respecto a la segunda fuerza más votada en distritos como Bellavista-La Palmera, Los Remedios, Casco Antiguo, Nervión y Triana. El incremento de votos en estos barrios se sitúa en torno al 5%. Los populares también ganaron ventaja en San Pablo-Santa Justa. Mientras que en diciembre la diferencia de votos con el PSOE fue de apenas un 1,6%, siendo éste el distrito más disputado de Sevilla, ahora el PP aventaja a los socialistas en cinco puntos porcentuales. "Se ha trabajado con mucho respeto por alcanzar esto. Llevaré al Congreso todas aquellas medidas que supongan crear empleo en la provincia porque Sevilla y su provincia tienen que seguir avanzando económica y socialmente", afirmó Zoido.

Más porcentaje pero menos votos lograron los socialistas. Le respaldaron 107.409 sevillanos, 1.823 menos que hace en las generales de diciembre. Pese a la pérdida de papeletas mejora unas décimas sus datos porcentuales, pasando del 27,38% de diciembre al 28,08%. El PSOE -que mantiene Cerro Amate, Este-Alcosa-Torreblanca, Macarena y Macarena Norte- también araña algunos votos a Podemos e Izquierda Unida. No obstante, a diferencia del PP, este aumento de votos no supera el 2%. Desde el partido no se quiso valorar estos datos en clave local.

La última de las fuerzas políticas con representación en el Ayuntamiento de Sevilla fue Ciudadanos. La formación naranja también sumó menos votos que en las últimas elecciones generales. Una disminución que rozó las tres mil papeletas. "En unas elecciones de clara bipolaridad y a pesar del reclamo del voto del miedo, el centro se ha consolidado en Sevilla, donde hemos mantenido nuestros votantes, mientras ha bajado el apoyo a la izquierda radical", destaca su portavoz municipal, Javier Millán. A la formación naranja le costó mantener los datos que cosechó en 2015, cuando en distritos como Nervión obtuvo un 90% más de votos que en las municipales de 2015. Se mantiene en este barrio como segunda fuerza política, pero con apenas 500 votos más que los socialistas. Lo mismo ocurre en Los Remedios y en Bellavista-La Palmera, donde pierde más de un 2% de los votos con respecto a diciembre. Fue cuarta en los otros nueve distritos de la ciudad. "En los barrios más proclives a primar a ese voto del miedo, como Los Remedios o Nervión, Ciudadanos se han mantenido como segunda fuerza. Igualmente hemos visto cómo en otras zonas más propensas a la izquierda, como Cerro-Amate o Macarena Norte, ha aumentando nuestro porcentaje de votos".

Si estos datos se aplican a las municipales, el reparto de los 31 concejales sería el siguiente: once para el PP, nueve para el PSOE, siete para Unidos Podemos y cuatro para Ciudadanos. Juan Espadas tendría que repetir el encaje de bolillos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios