La deconstrucción del antisistema

  • Iglesias acusa a Rajoy de ser una "pieza del engranaje" que ha hecho de la corrupción "una forma de gobierno en España". Advierte al PSOE: "Burócratas y mediocres no pararán el cambio".

Comentarios 8

Para Pablo Iglesias, el antisistema no es aquel que se opone con vehemencia al poder existente recurriendo, incluso, a la violencia para tratar de revertir la situación. Es quien fomenta la corrupción en las instituciones públicas, el que permite y se beneficia de las "puertas giratorias" y el que tiene cuentas en paraísos fiscales. Esta 'deconstrucción' del término fue el hilo de la intervención que realizó en la tarde anoche en la Alameda Vieja de Jerez en un multitudinario mitin junto al líder de IU, Alberto Garzón, el único acto que ambos han coincidido en la campaña que culmina hoy.

No obstante, y siguiendo el guión de esta campaña, se dirigió al PSOE, aunque no lo citara expresamente, advirtiéndole que tiene ante sí la encrucijada de dejar gobernar al Partido Popular o de pactar con su formación. "Algunos van a tener que elegir entre gobernar con el PP o gobernar con nosotros; si eligen mal, si escogen al PP, le avisamos que los mediocres y los burócratas no van a parar el cambio en este país; si no es en dos semanas lo será en dos años, pero nadie lo va a parar", sentenció.

En referencia a ese nuevo tipo de antisistema que presentó ayer, advirtió que no es "un problema de manzanas podridas". Al respecto, argumentó: "Hay mucho sinvergüenza y mangante por ahí pero que nadie se atreva a pensar que el PP se puede blanquear eliminando a Mariano Rajoy; él es una pieza más del engranaje corrupto". Llegó, incluso, a señalar que la corrupción "ha sido una forma de gobierno en España" pues "algunos han utilizado las instituciones como su cortijo". "La corrupción no es solo la de los mangantes que acaban en consejos de administración de empresas, la de las puertas giratorias ni los que no cambian el sistema financiación de partidos; es también un modelo de relación laboral donde los trabajadores pagan los platos rotos, donde el gobierno ha realizado políticas que han hecho disminuir la población activa y que ha destruido la industria de este país", argumentó.

Esto le sirvió, además, para referirse a las grabaciones que se han conocido en estos días que relacionan al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, con un presunto intento de involucrar a diversos dirigentes políticos catalanes en casos de corrupción. "El PP nos ha llamado extremistas, radicales y antisistemas pero el mejor ejemplo de antisistema es utilizar el Ministerio de Interior para perseguir a adversarios", dijo. Por ello, advirtió: "La gente humilde solo tiene a las instituciones; los ricos no necesitan hospitales y escuelas públicas; a los ricos nos les gusta la ley ni los impuestos; que no se atrevan a decir la palabra España o patria quienes tienen cuentas en paraísos off-shore como Panamá". Además, aludió al 'antídoto': "La corrupción se acaba prohibiendo las puertas giratorias, con más inspectores de Hacienda, con una reforma fiscal y con un Ministerio de Economía que trabaje por un nuevo modelo productivo y energético".

A Unidos Podemos lo presentó no solo como la lucha frente a ese nuevo tipo de antisistema sino también como el "heredero" de distintos movimientos como el 15-M, "la izquierda de siempre" o el movimiento obrero. Incluso, se atribuyó que su partido representa una España "plurinacional", punto donde se produjo la anécdota del mitin con un nuevo lapsus al referirse al 4 de diciembre de 1977 -en el debate a cuatro de las elecciones de diciembre se equivocó al explicar lo ocurrido en aquella histórica jornada-. Ayer, en cambio, erró en la fecha al aludir al "14 de diciembre", aunque corrigió poco después, para comentar que esa jornada simboliza que Andalucía "debe ser el motor del cambio" de ese nuevo país.

Previamente a Iglesias, intervino Alberto Garzón, el coordinador de IU y número cinco en la lista al Congreso de la coalición por Madrid, que también incidió en esa base argumental de la corrupción. "La corrupción es el lubricante de los grandes beneficios de las empresas; no son solamente los sobres de Bárcenas, la Gürtel o los ERE de Andalucía; también hay una corrupción legal como los procesos de privatizaciones de empresas públicas que eran rentables", indicó. Asimismo, presentó la coalición Unidos Podemos como la convergencia de "gente de muchas luchas, de otros espacios sociales, de defensa de la sanidad pública y de las pensiones, de las huelgas y de las concentraciones".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios