El día de la marmota

  • El primer día de campaña deja actos de los cuatro partidos con opción a conseguir escaño e imágenes que se repiten cada vez que hay elecciones

LES daré un pronóstico para el invierno: será frío, oscuro y durará el resto de sus vidas". Ayer fue 5 de diciembre de 2015, el día de arranque de la campaña de las duodécimas elecciones generales de la etapa democrática española. Mariano Rajoy, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera, con un Alberto Garzón a la cola, se postulan como los grandes nombres para asaltar la Moncloa. Las encuestas previas no han dado la mayoría a ninguno de sus partidos, parece que tocará hablar de pactos, se avecina tormenta. O no. Ayer no fue día 5, ni diciembre, ni 2015. Pero parece que hay cosas que se repiten, como el día de Phil Connors (Bill Murray) en Atrapado en el tiempo (1993), ese meteorólogo de mal carácter que experimenta una y otra vez la misma jornada en el pequeño pueblo de Punxsutawney hasta que se da cuenta de que el destino le ha puesto una prueba para que haga algo por los demás y que esto le sirva para redirigir su vida.

Otra campaña, mismas caras, programas calcados y variaciones en las encuestas a los que algunos se agarran y otros obvian. En Córdoba, más de lo mismo, con cambios más nominales que otra cosa y con un último sondeo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) que deja un panorama idéntico al que se quedó tras los comicios de diciembre: dos para el PP, dos para el PSOE, uno para Podemos (Unidos Podemos) y otro para Ciudadanos. La campaña ya arrancó el jueves por la noche tras unos meses en los que los políticos han visitado mercadillos y asociaciones de diversa índole para decir lo mismo que dirán ahora pero con el añadido de pedir el voto. Ahora ya no hay carteles de Pablo López en los postes de publicidad, eso sí ha cambiado. Ahora está la cara del popular José Antonio Nieto. Un hombre se para un rato a mirar cómo pegan el cartelón y se pregunta: "¿Cuántas campañas electorales ha vivido este hombre?", Unas cuantas, para ser sinceros. Y por el exalcalde que ahora aspira a un escaño en el Congreso podría empezarse ese recorrido por el primer día de campaña (de otra más). El día de la marmota. Nieto se fue hasta lo que será, si todo marcha bien, el futuro Centro de Exposiciones, Ferias y Convenciones, su gran proyecto, el que nunca vio terminado como  primer edil de Capitulares. Recordó el popular en su discurso todo el camino que ha recorrido su partido para poder levantar en Córdoba un edificio "único en Andalucía" y que llegó tras la imposibilidad de acometer el proyecto del Palacio del Sur, ese cuya maqueta costó 10 millones de euros y ese contra cuyos ideólogos cargó. El candidato número uno al Congreso por Córdoba fue a lo seguro y rememoró aquella época en la que tacharon su gran proyecto como un "pelotazo urbanístico" y que al final acabó costando, entero, lo mismo que la maqueta del antecesor que nunca fue. Ejemplo, esa fue la baza del popular, ejemplo de buena gestión que los ciudadanos "deben comparar con la forma de hacerlo de otros". Y no, no es la primera vez que algún popular habla del Centro de Exposiciones.

Mientras el PP lanzaba su dardo, el eterno rival, aunque parece que alguien le come terreno, se iba de compras. La candidata al Congreso del PSOE María Jesús Serrano, acompañada de la alcaldesa, Isabel Ambrosio (muy activa en precampaña) repartía propaganda en el mercadillo de La Ladera. No es nuevo (esto tampoco) que los socialistas acudan a estos puestos de venta ambulante durante los días previos a unas elecciones y esta campaña no iba a ser menos. No compraron, o al menos eso pareció, pero dieron muchos abrazos socialistas. Serrano habló de suministros vitales y de la garantía de que no exista pobreza energética. El discurso parecía más que ensayado, porque Ambrosio le tomó la palabra para hablar de cómo precisamente el Ayuntamiento que ella misma dirige ya ha tomado cartas en el asunto y ha ejecutado políticas encaminadas a la cobertura de los servicios básicos sea cual sea la renta de las familias. Y aunque las elecciones sean generales, que no municipales, la alcaldesa aprovechó el momento para lanzar promesas (o propuestas) y aseguró que todas las viviendas de Córdoba que aún no cuentan con contadores de agua individuales, dispongan de ello, como también deberían disponer las parcelaciones fuera de ordenación de luz y agua. Para esto último quizá habrá que esperar algo más teniendo en cuenta de que el primer paso lo tiene que dar la Junta de Andalucía. Parcelaciones en campaña, esto tampoco sonaba a novedad.

Otra zona de las que le gusta al PSOE, Ciudad Jardín, le tocó ayer a Ciudadanos. La formación naranja se marchó hasta la mítica plaza de Costa Sol para repartir globos y dípticos con su candidato número uno por Córdoba, Marcial Gómez, quien en este caso confía en que todo se vuelva a repetir, al menos el resultado de los fallidos comicios de diciembre, y que haya cosas que no cambien. Por aquel entonces, la formación naranja arañó un diputado, pero antes de conocer el último baremo del CIS había algún que otro clarividente que manifestaba que la nueva coalición, Unidos Podemos, podría arrebatárselo.

 De momento, Gómez está seguro de repetir resultado y votos, más de 55.500 en toda la provincia, y carga contra el resto, a los que considera la oposición del "miedo" o del "populismo". El candidato de C's, en este caso, pide la mala suerte de Connors.

Lo que sí ha cambiado, y se nota, es la lista de los que se denominan a sí mismos "el cambio". Se notó en el hecho de que Unidos Podemos (más Podemos que Unidos porque se vio a pocos de IU) convocó su mitin con una de las líderes nacionales del partido Carolina Bescansa en la plaza de la Corredera a las 18:00, un 9 de junio.

Parecen que quisieron corregir un tanto la idea y repartieron parasoles de papel, botellas de agua fría y calimocho para recibir a una Carolina Bescansa que llegó algo tarde (la puntualidad de los políticos, algo que tampoco cambia). Le precedieron el secretario de Relación con la Sociedad Civil de Podemos, Rafael Mayoral, y el candidato por Córdoba, Manuel Monereo, quien en un sentido discurso, quizá algo predicador, afirmó que "no salimos a jugar la pedrea, salimos a ganar a la derecha". Se escucharon aplausos mientras explotaba algún que otro globo con forma de espada (la formación morada habilitó una zona infantil) y Bescansa insistió una y otra vez en la necesidad de "reescribir la historia". La secretaria de Análisis Político de Podemos sentenció: "Dicen que cuando se produce un cambio de ciclo, las cosas pasan muy deprisa. Eso es lo que creo que está pasando ahora".

Hoy se prevé más de lo mismo, como la marmota de Atrapado en el tiempo era capaz de prever el fin del invierno. "Les daré un pronóstico para el invierno: será frío, oscuro y durará el resto de sus vidas" clamaba el personaje de Murray. El primer día de campaña de las segundas elecciones en siete meses. Que no haya unas terceras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios