Entre la playa y los colegios electorales

  • La jornada transcurre con normalidad y sin incidentes. Sacan la urna a la calle en el San Vicente de Paúl para que vote una señora en silla de ruedas Aficionados lucen la camiseta del Recreativo.

Primer domingo de verano y jornada de elecciones. Muchos onubenses compaginaron su día de playa con su derecho a ejercer el voto. A las 9:02 las mesas electorales estaban constituidas al 100%  y en algunos colegios había personas esperando a que abriesen las puertas para poder depositar las papeletas en las urnas. Muchos optaron por ir a primeras horas de la mañana para poder disfrutar del resto del domingo, mientras que otros, los que pasaron el fin de semana en la costa, prefirieron apurar la tarde antes de ir votar.

La jornada transcurrió con normalidad y no se registraron incidentes. Todo se desarrolló con tranquilidad y en un goteo casi constante los ciudadanos acudieron a las urnas. A las 15:30, los datos de participación eran del 33,41% frente al 29,52% de las elecciones generales del 20 de diciembre de 2015, lo que supone 3,89 puntos más que en los anteriores comicios. La participación ascendió al final a 59,49% frente al 66,13% del 20-D, 6,64 puntos por debajo. 

Un gran número de votantes acudió a los colegios electorales con los sobres ya preparados para introducirlos directamente en las urnas.  El resto cogió sobre la marcha, en los espacios habilitados para ello -algunos usaron las cabinas-, los sobres y las papeletas con sus respectivos candidatos y aguardó su turno para votar.

En algunos casos se detectó cierta desinformación respecto a las papeletas del Senado. Había personas que no sabían qué tenían que hacer, desconocían que podían marcar una, dos o tres casillas.

Pasaron por los colegios electorales familias enteras, niños con sus padres, parejas, mayores acompañados por algún familiar o solos, algunos ayudados por su andador o bastón. En el Centro de Participación Activa Mora Claros, ubicado en el centro de la capital onubense, votó Carmen, de 103 años de edad, la mujer más longeva de Huelva. Cuando el 20 de diciembre de 2015 depositó su voto les dijo a los de la mesa electoral que ya no iría a votar más, pensando en su elevada edad y que tendrían que pasar cuatro años para ello. No sabía entonces que a los seis meses estaría de nuevo allí, acudiendo a su cita con las urnas. 

También votó en el Centro de Participación Activa Mora Claros Pepita, de 95 años de edad. Ella siempre ha ejercido su derecho al voto en los distintos comicios que se han celebrado. Antes iba con su marido, y ayer lo hizo con su hija.

En el Colegio San Vicente de Paúl tuvieron que sacar la urna a la calle para que una señora mayor, en silla de ruedas, pudiese votar.

Hubo ciudadanos que acudieron a las urnas preparados para irse a la playa, con el bañador puesto, la bolsa con la toalla e incluso con la sombrilla y la silla plegable, listos para montarse en su vehículo, que en algunos casos pudieron aparcar junto al colegio electoral, o en el autobús.

El Recre también estuvo presente ayer. En plena campaña de salvación del Recreativo, aficionados no dudaron en ir a votar con camisetas del Decano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios