Real Betis-Leganés · la crónica

Rubén Castro vuelve como se fue (3-2)

  • El delantero canario marca de penalti el gol del triunfo para un Betis que se dejó igualar por sus problemas atrás el 2-0 inicial

  • Los de Setién vuelven a ganar en casa y finalizan la primera vuelta en la séptima plaza

Celebración junto a Rubén Castro en el gol de la victoria Celebración junto a Rubén Castro en el gol de la victoria

Celebración junto a Rubén Castro en el gol de la victoria / Antonio Pizarro

La leyenda volvía a su casa y Rubén Castro, como si no se hubiera marchado nunca, anotó el gol del triunfo para un Betis que se complicó la vida por su debilidad defensiva, tras desperdiciar el 2-0 inicial, pero que acabó venciendo para finalizar la primera vuelta en la séptima plaza, esa posición que debe ser el objetivo al final de la temporada.

Había entrado el canario a falta de 15 minutos, y ya con 2-2, por un Sergio León que se había vaciado. No fue a la primera, después de que Rubén errase un remate de cabeza tras pase de Francis, pero sí a la segunda. Tras el penalti de Amrabat, que acudió con el brazo alto a tapar un centro del lateral canterano, el canario agarró la pelota y en su mirada ya brillaban esas ganas de celebrar un tanto con su gente. Ni siquiera los aspavientos de Cuéllar pusieron nervioso a Rubén, que con un toque con el interior superó al meta y le otorgó tres puntos de oro a los verdiblancos.

El Betis había sido el equipo de siempre. Dominador con la pelota, pese a la inquietud que generó en la grada que el balón pasara tantas veces por los pies de Adán, pero también muy feble atrás, por más que Quique Setién optase por ubicar a Javi García junto a Amat en el centro de la zaga para buscar una mayor solidez con la experiencia del murciano.

Ni con ese movimiento de piezas ni tampoco con la eficacia arriba para colocarse con 2-0 en el marcador, los verdiblancos ofrecieron una imagen consistente. El gol de Gumbau, justo antes del descanso, ya avisó de lo que le esperaba a los de Setién tras el intermedio.

El duelo se había iniciado con el guión esperado. El Betis, con esa presión alta que ha recuperado gracias al esfuerzo de Sergio León, incomodó a un Leganés que cambió de sistema para salir al Villamarín con tres centrales en una línea de cinco atrás. Pero los heliopolitanos se sintieron cómodos siendo dominadores con la pelota, con Fabián y Guardado muy activos en la creación para tocar y tocar hasta encontrar el hueco.

Se armaban de paciencia los verdiblancos ante un conjunto pepinero resguardado en su campo, aunque el 1-0 llegaría tras un robo de Sergio León. El delantero apretó al argentino Mauro, que se hizo un lío con el balón, y luego ganó la carrera por piernas. Su disparo cruzado lo desvió Cuéllar, pero Tello, muy atento, llegó para remachar el balón a la red con el toque justo con la zurda para evitar la nueva estirada del meta.

El gol otorgó confianza a los verdiblancos. Si el Betis ya había sobado la pelota con posesiones largas, las combinaciones aumentaron tras el 1-0, hasta que Garitano ordenó que su equipo adelantase la línea de presión para intentar recuperar en una zona más adelantada.

Pudo igualar el Leganés, con un remate de Brasanac a quemarropa que encontró una perfecta respuesta de Adán, pero lo que llegaría sería el 2-0. Precisamente, ese paso adelante de los visitantes fue aprovechado por el meta bético para lanzar en largo a la carrera de Joaquín, que salió disparado hacia la portería de Cuéllar, al que superó con un derechazo al primer palo.

El trabajo ya parecía hecho.Nada más lejos de la realidad. Justo antes del descanso, Gumbau, con un tremendo zurdazo desde 30 metros, hizo inútil la estirada de Adán, lo que de nuevo metió a los pepineros en el partido.

La salida de la caseta ya confirmó que el duelohabía adquirido otro cariz. Eraso puso de nuevo a prueba al portero bético en el primer minuto con un disparo raso al primer palo. Los verdiblancos ya no controlaban el juego como al principio e incluso el equipo comenzaba a partirse en la medular, pese a que Setién reaccionó dando entrada a Camarasa por un intermitente Boudebouz.

Sergio León desaprovechó la mejor ocasión bética, tras una asistencia genial de Guardado, y el Leganés sí sacó rédito de la suya por medio de Eraso, quien a la segunda estableció el 2-2.

Quizá los de Garitano pensaron que el punto ya era un buen botín viendo cómo se había desarrollado el encuentro y dieron un mortal paso atrás. El Betis, obligado por su grada, volvió a estirar las líneas y, ya con Rubén Castro sobre el césped, comenzó a acercarse a la meta de Cuéllar.

Ahí llegaría el centro de Francis y ese brazo arriba de Amrabat –el Leganés se quejó por una mano anterior de Fabián que también pudo señalarse como penalti– que facilitaron el regreso goleador de Rubén Castro. No le tembló el pulso al canario para erigirse una vez más en protagonista de una victoria del Betis.

Tampoco debe dudar Lorenzo Serra Ferrer a la hora de buscar refuerzos en este mercado invernal, sobre todo en la retaguardia. La plantilla confeccionada en verano se ha quedado demasiado corta y es el momento de hallar esos futbolistas que le permitan al Betis pelear por una competición europea. En la séptima plaza, que podría bastar según el desenlace de la Copa del Rey, se ubican ahora los verdiblancos que al menos sí cuentan ya con su leyenda Rubén Castro.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios