sector farmacéutico

Cofares creció durante el año pasado un 18% en Andalucía

  • La cooperativa de distribución de medicamentos celebra en Málaga su Junta de Socios

La población está habituada a llegar a la farmacia y disponer inmediatamente de un medicamento. El trabajo de las cooperativas de distribución no es especialmente visible, pero esconde a un agente esencial de la cadena del medicamento. En este sector, Cofares posee actualmente una cuota de mercado superior al 26%, con una presencia importante en Andalucía y con un crecimiento amplio, un 18%, respecto al año pasado. La cooperativa celebró el pasado jueves en Málaga su Junta de Socios para presentar sus informes de situación "que muestran datos optimistas tanto de beneficios, como de inversiones, mantenimiento del empleo y prestación de servicios", afirma el vicepresidente del Grupo Cofares, Juan Ignacio Güenechea.

"Somos una empresa con una facturación cercana a los 2.800 millones de euros, centrada como es obvio en la distribución farmacéutica pero que va ampliando su cartera de servicios para las oficinas de farmacia: informática, formación, servicios de marketing, de gestión del conocimiento así como a cuestiones relacionadas con la logística de la industria farmacéutica", explica Güenechea.

Para el sector sanitario han sido años duros debido a los ajustes y al endeudamiento, no solo en España sino en todos los países, especialmente por los rectores en el gasto farmacéutico. "Se ha hecho un esfuerzo por adaptarse a las circunstancias, ajustando los costos. Si bien parece haberse superado la época más dura, entre 2012 y 2014, estamos en una situación de stand by, de crecimientos bajos pero con garantías de desarrollo y estabilidad. Aun así, somos sensibles a las incertidumbres surgidas de estos meses sin gobierno" , explica el vicepresidente de Cofares.

Sobre los temas más ceñidos a la política sanitaria andaluza, la subasta de medicamentos suele ser un tema recurrente a evaluar, por las visiones contrapuestas que se han ido apareciendo en el escenario farmacéutico. "Las subastas no son un buen instrumento de control del gasto farmacéutico, ya que están presentando menos ahorro inmediato de lo que se pensaba en un principio y a su vez generan problemas en el medio y largo plazo que pueden perjudicar a la calidad del servicio que se presta a los pacientes", afirma Güenechea. "Somos partidarios del control de gasto farmacéutico, pero esta no nos parece una medida deseable", concluye.

La farmacia está rehaciéndose, rediseñando su función en el entorno sanitario que parece cristalizarse en una cartera de servicios. En este sentido, para Güenechea, "somos socios cooperativos implicados en la salud en todas sus dimensiones, desde la farmacia a las políticas de administraciones públicas, por tanto nuestra labor es acercar las tecnologías y la formación necesaria para el desarrollo y puesta en marcha de esos servicios en la oficina de farmacia que hoy día la sociedad demanda", afirma.

Dentro del ámbito de la oficina de farmacia, la farmacia rural pasa por dificultades añadidas. Para Güenechea, "la farmacia rural, no solo en Andalucía sino en toda España, no podría sobrevivir sin la ayuda de la distribución farmacéutica cooperativa". En su opinión, "aportamos un grado de equidad importante ya que el acceso a medicamentos en farmacias con una situación geográfica complicada no sería rentable desde una perspectiva estricta de mercado".

Este hecho, es para el vicepresidente de Cofares una "aportación fundamental del sistema cooperativo que está en la base de la capilaridad de las oficinas de farmacia en todo el territorio". Por otro lado, subraya que Andalucía es un territorio muy grande con presencia importante de localidades medias y pequeñas. "Aquellas que se ven alejadas de núcleos urbanos requieren de un buen sistema de distribución que cubra todo el territorio".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios