Estudio

Riesgos añadidos del jarabe de maíz de alta fructosa

  • Un análisis indica que los países que más consumen el edulcorante presentan mayores tasas de diabetes tipo 2.

El jarabe de maíz es un edulcorante líquido, creado a partir del almidón o fécula de maíz. El proceso para la producción de jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) fue descubierto por investigadores japoneses en la década 70 del siglo XX y su consumo se ha extendido a todo el mundo. En un principio se extendió particularmente en Estados Unidos y Canadá, países que han venido limitando su dependencia del azúcar de la caña o sacarosa proveniente de los países tropicales en más de un 35% desde 1994. Pero puede que lo barato salga caro.

Las grandes cantidades de jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF) que se encuentran en los suministros nacionales de alimentos en todo el mundo pueden ser una explicación del aumento de la epidemia global de diabetes tipo, según una investigación de la Universidad del Sur de California (Estados Unidos) y la Universidad de Oxford (Reino Unido). En concreto, los científicos alertan de que los países que lo usan tienen una prevalencia de un 20 por ciento más alta de desarrollar diabetes tipo 2.

El estudio, publicado en Global Public Health, también reveló que la asociación del JMAF con una prevalencia "significativamente mayor" de diabetes se produjo independientemente de la ingesta total de azúcar y los niveles de obesidad.

"JMAF parece plantear un grave problema de salud pública a escala mundial", dijo el principal autor del estudio, Michael I. Goran, profesor de Medicina Preventiva, director del Centro de Investigación de la Obesidad Infantil y co-director del Instituto de Investigación de Diabetes y Obesidad de la Escuela Keck de Medicina de la USC. Este experto destaca que sus hallazgos se suman a la literatura científica que alerta de las consecuencias negativas para la salud de este producto, "más perjudicial que el azúcar natural". Los países con mayor consumo de JMAF tuvieron un promedio de prevalencia de diabetes tipo 2 del 8 por ciento frente al 6,7 por ciento en los países que no utilizan JMAF.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios