geriatría

El ictus aumenta el riesgo de padecer deterioro cognitivo o demencia

Sufrir un ictus aumenta la probabilidad de padecer deterioro cognitivo o demencia, según ha informado el jefe de servicio de Geriatría del Hospital San Carlos de Madrid, Pedro Gil Gregorio, durante el 58 Congreso de la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG). Y es que, las enfermedades cerebrovasculares constituyen un grave problema de salud pública y una pesada carga socioeconómica.

Los estudios epidemiológicos en España sugieren una incidencia de 150 casos por 1.000 habitantes al año. De hecho, aproximadamente el 50 por ciento de los supervivientes de un ictus tienen algún grado de incapacidad, de los que cerca del 20 por ciento requieren institucionalización a largo plazo.

Los factores que predisponen a sufrir un ictus se dividen entre los que no son modificables como la edad, el género o la raza, y los que son modificables y, por lo tanto, prevenibles como la hipertensión arterial, diabetes, dislipemia, obesidad, tabaquismo y la apnea del sueño.

Además, en todos los países del la mortalidad por ictus ha disminuido y esto puede deberse a una disminución de su incidencia derivada de la prevención primaria de la enfermedad vascular o a un aumento de la supervivencia, y por lo tanto de la prevalencia, debido a los mejores cuidados durante la fase aguda y las siguientes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios