Los enfermeros buscan otros destinos

  • Cada vez son más los profesionales que optan por emigrar a otros países donde consiguen mejores condiciones laborales que en España · La saturación y precariedad lleva también a muchos a dejar la profesión

La situación es generalizada. La tendencia de los últimos años entre el colectivo de enfermeros es buscar otros destinos de trabajo fuera de Andalucía e incluso de España. La saturación con la que trabajan -lejos de la ratio de enfermero por paciente que recomienda la Organización Mundial de la Salud, que incluso la triplican-, las rotaciones por servicios, los cambios de turnos y el aumento de obligaciones y tareas ha hecho que muchos profesionales, en su mayoría jóvenes, decidan poner tierra de por medio. Cada año, más de 700 enfermeros españoles emigran a otros países europeos buscando mejores trabajos. Y en Granada, no se quedan atrás.

"En el sindicato tenemos incluso un departamento de apoyo al afiliado que quiere emigrar", comenta la secretaria de acción sindical del Sindicato de Enfermería Satse en Granada, María Luisa Cobo.

Según el sindicato, los destinos favoritos de los enfermeros granadinos son Italia, Reino Unido, Irlanda y Portugal. "Nuestro personal está muy valorado en otros países por su alta formación. Los anglosajones son muy meticulosos en su trabajo pero los españoles, con gran formación, utilizan mucho la cabeza y sus recursos para salir de situaciones determinadas. Y eso se valora mucho", relata Cobo.

En el servicio de apoyo del sindicato se informa sobre los hospitales que necesitan personal por países, las condiciones laborales "y se van incluso con la persona de contacto para facilitarles las cosas". Por ejemplo, cuando van a un hospital italiano se van con el alojamiento buscado, el salario y contrato cerrado y hasta con un curso de una semana para apoyo al idioma.

Reino Unido es otro destino por excelencia y el gobierno británico emprende cada año campañas de contratación de profesionales españoles, que se los rifan. Desde el año 2000, han contratado a más de 2.300 enfermeros españoles. En septiembre emprenderá una nueva ronda de contrataciones con un objetivo de más de 500 vinculaciones laborales ya no sólo de enfermeros sino también de farmacéuticos.

Y esta tendencia de emigrar gana adeptos por temporadas. "Se trabaja muy deprisa cuando el enfermero lo que quiere es dar al usuario lo que se merece. Un juez dijo un día que nadie puede obligar a nadie a trabajar mal, y eso está pasando aquí", denuncia Cobo, que asegura que llevan veinte años pidiendo mejoras laborales al SAS para los enfermeros y que aún no lo han conseguido.

"Estamos trabajando en ocasiones con una enfermera para 32 pacientes, por lo que tiene 13 minutos por paciente. En ese tiempo no se puede hacer mucho y te dedicas a los más graves. Se trabaja muy estresado y con poco personal", indica desde el sindicato.

Además, se suma el temor de muchos profesionales a realizar turnos en otros servicios de los que no saben los protocolos.

"Hay muchos que se van, cada vez más, pero también estamos haciendo frente a otra situación, la de profesionales que directamente abandonan la profesión. No pueden más con la presión y las condiciones laborales y optan por estudiar otra carrera, como psicología", sentencia Cobo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios