La ira no expresada perjudica la salud cardiovascular a largo plazo

  • Un estudio realizado por la UNED analiza la relación entre ambos factores

La irritación que provocan determinadas experiencias personales o hechos externos es una respuesta natural del ser humano. Sin embargo, una canalización inadecuada puede afectar a la salud cardiovascular. Investigadoras de la UNED han descubierto que las mujeres que reprimen la ira sufren más problemas cardiovasculares que las que la expresan o la controlan.

"En nuestro estudio descubrimos que, en las mujeres, la alta tendencia a suprimir o guardar la ira conlleva un mayor malestar emocional, peores hábitos de salud y más síntomas cardiovasculares", explica Ana M. Pérez-García, autora principal del trabajo e investigadora del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológicos de la UNED. El trabajo, publicado en el último número de la revista Psicothema, analiza de qué forma afecta la ira a la población femenina en su salud cardiovascular. Para ello, las investigadoras diferenciaron entre tres tipos de ira: interiorizada, exteriorizada y controlada. La población estudiada estaba formada por 327 mujeres con una edad media de 35,4 años, todas estudiantes de la UNED. El 63% de ellas trabajaba; el 22% eran estudiantes; el 12%, amas de casa y el 3% restante estaba sin empleo.

La relación existente entre las enfermedades cardiovasculares y la ira -ese estado emocional de intensidad variable que va desde la irritación hasta la furia- había sido estudiada en anteriores trabajos. Sin embargo, la novedad de éste radica en que profundiza en el análisis de las mujeres (mucho menos estudiadas que los varones) y, que además de analizar la ira expresada y reprimida, mide otra forma de expresión muy poco abordada en la investigación de esta área, que es controlar las reacciones de enojo. "El control de la ira parece amortiguar el efecto negativo para la salud asociado a la mayor represión del enfado", afirma la investigadora. Para llegar a esta conclusión, la población estudiada completó un abanico de escalas que analizaban la expresión de la ira, el malestar emocional, los síntomas cardiovasculares y las conductas preventivas. De las 327 mujeres, las que indicaron que querían continuar (218) repitieron la batería de preguntas un año después.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios