La infección bacteriana causa el 25% de las muertes infantilesDescriben una nueva vía para tratar trastornos neurológicos

  • Almería acoge una reunión de expertos europeos y norteamericanosUna hormona neuropéptida modula la actividad de las células nerviosas cerebrales

Por lo menos, una de cada cuatro muertes infantiles que se producen en el mundo es debido a una infección bacteriana, según la Organización Mundial de la Salud (OMS). Entre ellas, la enfermedad meningocócica es una de las más temidas, que causa globalmente más de 150.000 muertos cada año y 200.000 discapacitados graves o con secuelas. Sólo en España mueren cada año decenas de niños por enfermedad meningocócica, "a pesar de los avances en el diagnóstico precoz, el tratamiento y la prevención mediante vacunación", según ha manifestado el profesor Federico Martinón.

Más de 200 profesionales sanitarios se dan cita desde esta mañana en Almería, en la Casa de las Mariposas, en las IX Jornadas de actualización en vacunas, organizado por el Instituto Balmis de Vacunas y el Colegio de Médicos de Almería.

El doctor Martinón, uno de los ponentes de este encuentro, recuerda que "tras 6 años de trabajo descubrimos que no todas las personas tienen el mismo riesgo de padecer una enfermedad por meningococo, y que la razón de por qué la misma bacteria mata a determinados niños en pocas horas y a otros ni siquiera les ocasiona síntomas, está en los genes, es decir, nacemos o no con esa predisposición".

El equipo de investigadores de los Institutos Nacionales de la Salud, en EEUU, ha publicado en Nature la primera descripción detallada de cómo la neurotensina, una hormona neuropéptida que modula la actividad de las células nerviosas en el cerebro, interactúa con su receptor.

Los resultados sugieren que estas hormonas utilizan un mecanismo de enlace novedoso para activar una clase de receptores llamados receptores acoplados de la proteína G (GPCR, por sus siglas en inglés). "Conocer la forma en que el péptido se une a su receptor ayudará a los científicos a diseñar mejores fármacos", afirma Reinhard Grisshammer, científico del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares, y coautor del estudio.

La unión de la neurotensina inicia una serie de reacciones en las células nerviosas - estudios anteriores ya habían demostrado que la neurotensina puede estar implicada en la enfermedad de Parkinson, la esquizofrenia, la regulación de la temperatura, el dolor y el crecimiento celular del cáncer. Grisshammer y sus colaboradores utilizaron cristalografía de rayos X para mostrar la apariencia del receptor, en detalle atómico, cuando se enlaza a la neurotensina.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios