Salud

El dolor neuropático ocasiona en las españolas 2 millones de bajas laborales

  • Según un estudio de la Sociedad Española del Dolor, la mitad de los pacientes consultados sufren depresión o ansiedad y tienen problemas para conciliar el sueño

El dolor neuropático puede llegar a ser muy incapacitante. Según los datos que se extraen del estudio valoración socio epidemiológica del paciente con dolor neuropático realizado por la Sociedad Española del Dolor y Pfizer, este tipo de dolor es el causante en las mujeres españolas de más de 2 millones de bajas al año. Así, se ha observado que estos pacientes pueden llegar a estar sin trabajar durante todo un año.

En la actualidad, éste es uno de los dolores con los que se encuentran más frecuentemente los especialistas en la práctica clínica diaria; de hecho, cerca del 8% de las consultas hospitalarias de neurología se debe a él. El estudio de valoración socio-epidemiológica señala que el perfil del paciente corresponde a una mujer, trabajadora y de edad mediana. Este tipo de dolor se produce como consecuencia de enfermedades o lesiones del sistema nervioso central (cerebro y médula espinal) o periférico (nervios). Según afirma el doctor José Luis de la Calle, médico adjunto de la unidad para el Estudio y Tratamiento del Dolor del Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid, "la localización más frecuente del dolor neuropático son los nervios periféricos y los plexos nerviosos, la médula espinal y el cerebro, por este orden."

Es importante destacar que no existen descriptores específicos del dolor neuropático. La neuropatía puede existir sin dolor y el dolor puede existir sin evidencia de lesión en el nervio. El doctor de la Calle, señala, que "el paciente suele describir las características del dolor como quemante o punzante, con sensación de escozor o calambres. Además, también describe sensación de debilidad, pérdida de fuerza o trastornos de sensibilidad al tacto y temperatura." Este especialista continúa puntualizando que no obstante, ninguno de los síntomas mencionados es evidencia clara de existencia de este tipo de dolor. Además, influye notoriamente en la calidad de vida. La mitad de los pacientes sufre depresión o ansiedad y tiene problemas para conciliar el sueño. Desde el punto de vista farmacológico, dado que el dolor neuropático puede ser parcial o completamente resistente a los fármacos analgésicos habituales, las terapias farmacológicas tienden a incluir fármacos a los que clásicamente se ha denominado como analgésicos coadyudantes (cuya indicación primaria no es analgésica), como los antidepresivos, antiepilépticos y antiarrítmicos. "En la actualidad las opciones farmacológicas más eficaces y prometedoras en el tratamiento del dolor neuropático son los antiepilépticos y los antidepresivos" destaca el doctor de la Calle. Hay que considerar que no es posible la recuperación funcional completa del paciente sin un abordaje múltiple y que el tratamiento precoz es lo más importante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios